Reto #15. VIAJE AL FUTURO

VIAJE AL FUTURO

Arianys y Mirna fueron Invadidas por la ansiedad. Era su primer viaje al continente Asiático, con escala en Francia.  Caminaban de un lado a otro. Cientos de personas, aguardaban en el aeropuerto. Una experiencia totalmente nueva para ellas. Tomadas de las manos oraron a su Creador.

¡Pasajeros del vuelo AF475 con destino a Francia, favor abordar por la puerta 8! Aquella frase sonó como música a sus oídos. “Wao” exclamaron al unísono.

Entre risas, emotividad y nerviosismo, entraron al avión de la línea AirFrance. Ya dentro, en puestos separados, cada una meditaba en aquel regalo del viaje. La mente de Arianys, volaba tan rápido, que llegó a Paris, antes que el avión y que su amiga. Tenían temor, emoción y expectativas. Diez horas hasta Francia, eran más que las horas de vuelo, de toda sus vidas. Pero allí iban. ¡Las chicas más bellas de Panamá! Prontamente se tranquilizaron. Basta decir que disfrutaron, hasta los vacíos de aquel vuelo.

Las horas en el cielo, pasaron lentas. Estuvieron cercanas a la morada divina. Entre risas y suspiros, baño y comidas, les llegó el gran momento. Arianys se asomó a la ventana, y dijo, “eureka”. Divisó el aeropuerto. ¡Al fin! ¡Paris, Francia!

Al bajarse, inhalaron profundo. Ese aire olía a amor, o al menos, eso percibieron. Cumplieron el plan trazado. Tenían que aprovechar al máximo, cada segundo. Eran solamente diez horas, en aquella ciudad. Un empleado del aeropuerto les recomendó un uber. Un chico alto, moreno y guapo con un hermoso acento, les sirvió de guía turístico. Les platicaba en español. Se dirigía a Arianys, de “Cherie”. ¡Ella creía que de sus ojos, salían corazones! “Wow”, exclamaba… Llenas de ilusiones suben a la vans negra. Estuvieron en lugares soñados. La Torre Eiffel, imponente y majestuosa. La plaza Charles de Gaulle. El famoso Arco Del triunfo y los Campos Elíseos. Tocaron las aguas del del Río Sena y no les  reveló ningún secreto. No les pudo faltar la taza de café con croissant. A orillas de la calle, Mirna miraba extasiada. Susurraba “Francia, Arianys, Francia”. Era un sueño, por lo que pedía ser pellizcada. Arianys embargada en risas, asentía con su cabeza. No quería perderse ni un segundo de esa vivencia.

Reanudaron el viaje. Rumbo a la famosa China. Pudo más la expectativa que el cansancio. Fueron tantas horas de vuelo. Literalmente, viajaron hacia el futuro, pues Panamá, tiene trece horas menos. Las amigas se abrazaban de contento, en el suelo chino. Apenas, la verdadera aventura empezaba.

Se adaptaron al cambio de horarios. A otra cultura. Otro acento. Hoteles, comidas, vuelos y nuevos amigos. Docencia, tradiciones, gente linda y atenta. Una cultura milenaria que las  apasionaba. 

Visitaban hermosos lugares. El Palacio De Verano, La Gran Muralla China. El Templo Del Cielo. La Ciudad Prohibida. El Gran Zoológico De Pekín. Los Famosos Rascacielos. El Teatro Nacional De China. La Sede De Juegos Olímpicos del 2008. El Antiguo Palacio De Verano. Atravesaron ciudades enteras, en el tren bala, viajando a 350 kilómetros por hora. Se reían de la suerte. “Dos provincianas panameñas, perdidas en el antiguo continente”. 

El mes de septiembre del 2017, hacía un parangón en sus vidas. Jamás fueron iguales. El toque de otras culturas les causó efectos. Cada logro se les hizo hazaña. El viaje les impuso más ganas de vivir. De amar, perdonar y construir…

                          LA DOCTORA MILEIKA 

Hoy, como todos los días, entro al consultorio, a dejar expedientes. Pacientes con distress RESPIRATORIO, son la prioridad. Saludo a la Dra Mileyka, compañera y amiga. Ella, vagamente me responde “entre los dientes”. Me mira desafiante. Pregunta, ¿a qué has venido? Respondo: a dejar las historias clínicas. “ya las dejaste, retírate, largo de aquí”  Cierro la puerta asimilando apenas su comportamiento. Me está echando como a un perro. Me sobrevienen mil interrogantes. Respiro y me aíslo en el baño. Repaso una y otra vez lo sucedido. Nuevamente las manos me sudan y en mi mente hay confusión. A su vez, una voz interior me tranquiliza. “Espera que atienda a sus pacientes y la enfrentas” Así que espero. Sigo llamando a los enfermos para medirles los signos vitales. Mientras doy docencia del CORONAVIRUS y sus cuidados.

El tiempo pasa rápido entre tanto qué hacer. La hora de almorzar ha llegado. Aprovecho el momento. Entro al consultorio de la médico. La increpo. Ella me responde con displicencia. Insisto y al fin nos entendemos. MileiKa me vapulea diciendo… El stress me pone mal. Debes conocerme ya. Son cosas que no puedo controlar. Mirándole a la cara le digo: MileiKa, puede ser cierto que el “stress” te gane la partida. Pero eres así, con pandemia o sin ella. Siento mucho tu falta de mesura. Tu irrespeto no lo acepto. Creo en el trabajo en equipo. Este, asegura el éxito laboral.  Cumplo con mi parte. Por eso entro y te reporto lo que hay. De hoy en adelante, le sugiero un mejor trato hacia mí. Lo aclaro para despejar dudas. Parece no entender. Su arrogancia no tiene límites.

Prácticamente me echa del consultorio. Yo salgo con la frente en alto. La educación no se gana con los títulos. Es formación del hogar. Parte del mismo carácter. Hoy comprendo, que amistad como esta, no suma. Resta. 

Seguimos trabajando en equipo, por el bien del paciente. Eso es prioridad. Nada hace mejor, que deponer diferencias personales, a la hora de lograr un fin común. La salud del paciente y la nuestra.

arianysdelc
Author: arianysdelc

1

Esta entrada tiene 5 comentarios

  1. yesenia cortes

    lamentable pero cierta la historia hay personas que no saben tener respeto ni educación, algo me han enseñado mis padres que si estas estresado no puedes resolver las cosas, que si estas llorando menos, que debes tener la cabeza bien fría para tomar decisiones y ante todo debes ser respetuoso con las personas que te rodean, la gente no tiene la culpa de los conflictos que uno tiene y lo único que uno hace con esas actitudes es cargar con mas problemas, muy bueno me hizo recordar situaciones en mi vida que llegue a pasar.

  2. arianysdelc

    gracias Yesenia … así es, hay gente que no sabe manejar sus emociones. Un saludito desde Panamá.

  3. Hola Arianysdelc
    Suspendidos los vuelos y prácticamente los viajes sería interesante hacer una recopilación de las primeras experiencias en avión o al extranjero, así podremos conocer muchos lugares desde casa ahora que es obligatorio.
    Son memorias imperdibles dignas de ser transmitidas. Literalmente me llevaste al viejo mundo.
    Saludos.

  4. romina

    muy bien. falta corregir la puntuación en los diálogos del segundo texto.

Deja una respuesta

cinco + 20 =