Reto 15 – Dante

Anécdota con un amigo. Pasado, tercera persona.

Eran las 2:30 AM, David y Dante caminaban por la calle, habían bebido en una fiesta esa noche y ahora se dirigían a sus a casas. Estaban cerca así que decidieron caminar. Durante su trayecto entablaron una conversación casual de borrachos.

-¿David sabias que una vez me cayó un rayo? –sin decir más los dos rieron.

En un momento, David se dio cuenta que olvido sus llaves en casa, que tendría que llamar a sus padres para que le abrieran la puerta y estos le gritarían.

-Maldición –dijo David

-Podrías quedarte a dormir en mi casa y desde ahí llamamos a tus padres.

-¿En serio?

-Claro

-Ok. Muchas gracias.

Y así paso. Llegaron a la casa de Dante y comieron caldo de pollo frio.

 

Anécdota con alguien que consideraba amigo. Presente, primera persona.

Son las 8:30 PM, salgo de mi última clase en la universidad y camino solo por los pasillos, la oscuridad se apodera de todo y las luces están prendidas, mi mochila esta ligera, nunca fui fan de llevar todo un escritorio en ella. Mi salón está en el segundo piso; llego a las escaleras y desciendo, cuando llego a la planta baja, me encuentro de frente con dos chicas, las veo y me miran, una de ellas es muy linda, de inmediato las rebaso por la derecha y continuo. Estoy en la puerta de pie, inhalo y tomo la dirección de mi diestra, voy a casa (media hora caminando), en la acera de mi facultad veo árboles que me gustan, son enormes y frondosos. Camino con paso lento, empiezo a escuchar los revotes de un balón en la cancha de basketball y puedo ver a dos personas jugando detrás de las rejas, están a veinte metros, los veo un momento y reconozco a Sara, me detengo, la observo, es tan hermosa, la oigo reír y yo sonrió. Estoy en la oscuridad, sujetando las rejas verticales con mis dos manos y observo como la chica que me gusta juega con alguien… veo a la otra persona y es Dante, mi amigo. Él sabe que ella me gusta y de seguro esta convenciéndola de que salga conmigo. -Gracias Dante –me digo a mí mismo.

Se detiene el juego, el balón rebota hasta un lado de la cancha y Sara se pone de cuclillas, Dante corre hacia ella, le pone el brazo encima de sus hombros y parece que están hablando, pero no escucho. Pasan unos segundos y Sara levanta la cabeza, mira a Dante y él la besa. Doy un paso atrás, miro la oscuridad en dirección de casa y me pierdo en ella.

 

David Choque Zabala

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

mdoomy270
Author: mdoomy270

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. romina

    Nos falta trabajo de corrección. En el primero, faltó dedicar tiempo, pensar en el lector, en conectar. El segundo, muy bien el tiempo y la escena, pero corrige las repeticiones.

Deja una respuesta

13 − ocho =