RETO 15 ” AMIGO”

1ra ANÉCDOTA UN BUEN AMIGO

Ella se asustó al oír los pasos violentos, rechinando el piso de madera, dejó caer el estuche que tenía cerca de su codo y levantó la cabeza buscando al culpable. La miró, era la compañera de clases de Emily, con la cara asombrada tomo de sus manos y la saludó. Vanesa se sentó a su lado e insistió en ayudarla. 

El tiempo que ella tenía era limitado, con dos carreras apenas podía pensar en comer o arreglarse, se sentó en los pasadizos del segundo piso mientras miró el reloj que traía en el bolsillo, dieron la una, muchos estudiantes volvían a clases, por lo que se concentró en terminar las tareas pendientes. Pero la llegada de su amiga hizo posible que tuvieran tiempo para conversar. 

Entre risas y bromas su amiga sacó un taper, de comida, abrigado por una manta y dijo que está preocupada por su salud y alimentación. Ella se limitó en mirarla y abrazarla. Supo que la compañera que tenía a su lado, era la definición de amistad. En mucho tiempo nadie se preocupó tanto por ella y entendió que amistad eran las acciones de su amiga.

2da ANÉCDOTA UN MAL AMIGO

Me siento colérica, quiero mandar todo al demonio, tengo media hora intentando comunicarme con él. Sentada frente a la parada de buses veo la gente pasar, mientras busco desesperada el rostro de Jon, oigo el timbrar de un mensaje en mi celular y lo abro, está cerca, intento calmar mi enojo y pensar en que pudo tener dificultades. 

Lo veo llegar junto a dos muchachas desconocidas, me saludan con las manos y se acercan. El intenta presentarme con ellas, pero lo tomo del brazo y lo alejo para que no puedan escucharnos. Le pregunto la razón por la que tardo, y se niega a responder. Intento preguntar otra vez, pero interrumpe diciendo que solo tienes unos minutos. 

Pregono en su cara que es injusto que juegue con mi tiempo, y más sabiendo que estoy muy ocupada. Él dice que debería de dejar mis sueños vanos y disfrutar de la vida. Me hierve la sangre y respondo: 

  • Estas diciendo que mis metas son tonterías.

  • Si, una pérdida de tiempo – Afirma Jon.

No puedo creer lo que escucho, lo miro fijamente y me alejo sin decir más. El solo me ve desaparecer entre la multitud. Camino rápidamente, colocándome los audífonos mientras trato de olvidar lo que pasó. 

Llego a un parque desolado  y veo nublarse el camino con mis lágrimas, me siento herida por sus palabras, intento comprender cuando cambio tanto, meses atrás cuidaba de mí y hoy insulta mis metas. Pienso en todo lo sucedido y decido cortar con su amistad, aunque eso doliera. 

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

Judith Emiliana Huampo Quispe
Author: Judith Emiliana Huampo Quispe

Siempre de pie.

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    muy bien los tiempos verbales… nos falta trabajo de corrección, en especial en el primer texto.

Deja una respuesta

10 − 6 =