Reto 15.

 

Anecdota con tu mejor amigo

El ocaso era proximo. Elvis transitaba despacio, pensativo, estaba aburrido. Decidió ir a casa de Deyber.

Al llegar lo encontró amaestrado al caballo que había comprado. Se saludaron. Elvis se hizo a un lado para no interferir en el ejercicio de su amigo. Los movimientos del rocín eran bruscos,Deyber decidió montar invitando a Elvis, quien al escuchar su propuesta se mostré nervioso. El animal aún estaban en proceso aleccionador. Al final lo hizo, apoyado por su amigo logró subir, la altura le pareció demasiada, pensó en bajar pero cuando intentó hacerlo el caballo estába en movimiento. Lo que hizo fue sujetarse de su compañero. Los primero minutos fueron tranquilos. 

Ambos se habían inyectado de adrenalina, el aire impacta en sus rostros,conversaban y reian. El caballo se movía a gran velocidad en un lugar agreste.

 Cincuenta metros adelante habia un despeñadero, Deyber paró de inmediato, el giro fue inesperado. La inercia lanzó sobre los matorrales a ambos. Dieron varias vueltas antes de caer destruyendo los arbustos. Los amigos lejos de quejarse rieron hasta que el dolor en su abdomen los obligó a parar. Tenían una anecdota más para su colección de accidentes.

 

Anecdota con quien considerabas amigo

Paralizado,el rubor invade mi rostro, todo me incrimina… Soy inocente creanme, trato de explicar, nadie se fía. ¿Qué puedo hacer?, han encontrado en mis pertenencias el dinero destinado al viaje de promoción. A vista ajena quedo como vil rufián.

Reacciono, cierro los ojos, no comprendo ¿como aquel dinero ha llegado a mi portafolio? ¿Qué hago? Van a culparme por causa de terceros. 

 

Entrego el dinero al maestro y voy a los sanitarios. Mi rostro sigue , ruborizado lo humedezco, eso me reconforta. 

Respiro profundo con la vista cerrada. Termino mi ejercicio, ya no estoy solo Esly llega, en este momento necesito alguien con quien conversar.

 

Amigo no es mi culpa, sabes que yo no hago eso. Le digo.

Tú no… Pero yo sí «sabiondo». Argumenta y se marcha, esbozando una carcajada. 

¿Acaso es posible? La persona a quien ayudo ( académicamente), brindo consejos me traiciona así. ¿Cuáles son su razones? Analizo un instante, descarto cada posibilidad, hasta que llego a un acierto. Quizás esta resentido porque ahora no permito que copie en los exámenes. ¿Pero llegar al extremo? 

Inverosímil o no, mi nombre esta manchado, debo limpiarlo.  

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

Elvis Remaycuna Pariahuche
Author: Elvis Remaycuna Pariahuche

Soy lector y escritor asiduo.

Elvis Remaycuna Pariahuche

Soy lector y escritor asiduo.

Deja una respuesta

uno × 5 =