Saltear al contenido principal

Reto #15

  • Un buen amigo: Relato en pasado.

No nos dimos cuenta pero nos faltaba poco para llegar, todo se nos hizo muy rápido quizá por la gran platica en la que estuvimos sumergidos. Caminamos unos últimos metros y finalmente llegamos a su casa, yo por mi parte debía regresar a la mía y sobre todo regresar a mi triste realidad de la que había sido anestesiado los últimos minutos pero mi corazón prefería estar aun ahí, junto a ella que permanecer solo rodeado de cuatro paredes recordando tristes episodios de días pasados.  Me acerqué con el fin de despedirme pero sorpresivamente en lugar de hacer lo mismo ella se sentó en la fría vereda y me invitó a su lado, obedecí despacio mientras mi amiga colocó su guitarra y cartera a un costado para luego empezar a hablar sin parar diciéndome tanto en pocos segundos, luego terminó con una frase: “No solo tú tienes la culpa de todo esto” puso su mano en mi hombro en señal de que estaba conmigo y no me dejaría. Regresé a verla para agradecerle pero me recibieron sus nítidos ojos, en ese instante traté de descifrar cuál era el beneficio que ella recibía al estar conmigo en una noche helada, congelándose… pero en lugar de descubrirlo terminé perdiéndome en su diáfana mirada.

Las corrientes de aire nos golpearon sin parar pero a ella no le importó estar en un ambiente así, tan solo siguió a mi lado regalándome ánimo y consuelo porque al parecer notó que mi alma pedía ayuda a gritos.

Tal vez no lo supo pero esa noche con su increíble gesto me rescató del abismo de la locura al que yo estaba cayendo y entendí una cosa, que a mi lado se encontraba la persona más increíble y mágica que jamás había esperado.

  • Un mal amigo: Relato en presente.

La última semana ha sido tensa, tantas pruebas y tantos trabajos nos exprimieron hasta más no poder pero lo único que me alivia es saber que tenemos una última disertación, por la falta de tiempo nos hemos puesto de acuerdo con mis amigos preparar cada uno un tema, lo uniremos y por último lo presentaremos así que camino con rapidez para llegar con mis compañeros y realizar lo planeado, sé que será fácil al menos pienso que no nos puede ir mal.

Entro a una singular aula donde ya me espera mi grupo pero no estamos completos falta Alex y nadie sabe de él, quizá esta algo retrasado pero estoy seguro que llegará y mientras tanto nosotros empezamos a organizar nuestras diapositivas para la exposición que será en unas horas. 

Luego de bastante tiempo finalmente llega quien nos faltaba, aunque nos queda poco por concluir el trabajo,  con el tema que Alex posee será el complemento y prácticamente estaremos listos pero cuando le pido su parte casi no me habla, luce molesto quizás es mi imaginación pero lo confirmo cuando empieza a ser sarcástico con nosotros así es la manera de hacer notar sus frustraciones pero llega a su límite y estalla al escuchar un comentario gracioso pero sin ser ofensivo en contra de el, nos recalca lo irresponsables que somos al dejar el trabajo para el último, se empieza a alabar el mismo diciéndose que ha sido el único quien se ha comprometido en el grupo y que si no fuera por él, sacaríamos una calificación baja.

Me está cansando y no pienso escucharlo más así que empiezo a discutir con él, le digo que en vez de criticar nos ayude para terminar y se deje de creer la gran cosa porque si bien es necesario no es indispensable aquí y si desea se puede ir, nadie lo necesita… noto que toqué su punto débil que es el egocentrismo cuando empieza a gritar como un loco mientras nos insulta a todos, mis amigos no toleran eso así que entre todos lo sacan del aula.

Mi sangre me hierve demasiado por personas así, piensan que por tener dinero pueden tratarnos a los demás como les da la gana, me equivoqué al considerar a alguien así como mi amigo pero con esta experiencia estoy seguro no volverá a pasar. 

Acerca del autor: Steven Macas

¡Involucrarse!

Bienvenido a CCS Escritores

Únete a nuestra comunidad y forma parte del nuevo grupo de escritores CCS 7-25

Comentarios

Romina Bayo Steven: en el primero el tiempo verbal está bien, pero la historia no brinda al lector las herramientas para conectar, entender, poder sentir lo que pasa. En la segunda los tiempos verbales están mal, usas presente y pasado. Vuelve a leer el reto y el ejemplo de libro.
Steven Macas Muchas gracias y discúlpeme... lo corregiré inmediatamente.
Hace 5 meses
Volver arriba