Reto 14: Yo en casa, el en la ducha, tu en la feria.

Lo mejor de la semana (Primera persona)

La mañana es fresca, ideal para un día excelente a pesar de la cuarentena. Me deprimen las noticias de contagiados, fallecidos, críticas al presidente y otras cuestiones más que pululan cual enjambre en un panal.

Tanta negatividad no podrá arrebatarme esta hermosa oportunidad que hace años no tenía. Como familia, en breves instantes estaremos desayunando juntos y el momento de convivencia se repetirá en la comida y cena.

Mi jefa me dejó muchas actividades que cumplo a diario y otras más que van surgiendo a cada momento. ¡Mejor no podría estar: casa, familia y trabajo! Le pido al creador brinde estas bendiciones a todos los hogares en la tierra. ¡Oh, casi lo olvido!, por la tarde la esperada sesión de Romina para darnos la retroalimentación de cada día. Tiempo de disfrutar la poética clase de Bayo para sus alumnos.

Lo peor de la semana (tercera persona).

¡Pobre Tolomeo! ¿Por qué le tenía que ocurrir a él? La quemadura no fue grave, pero si dolorosa. Había preparado su ropa para vestirse después de la ducha. Acostumbra a deleitarse con su bocina bluetooth conectada a su celular y esa tarde no fue diferente, escogió el álbum de temas y al unísono del vocalista entonaba a pulmón abierto las canciones de moda.

Ingresó debajo de la regadera en el punto donde sabe no se mojará sino hasta que el agua esté a la temperatura idónea. Abrió la llave de agua caliente, después la del agua fría, retornó al agua caliente y… ¡Zas! La llave se desplomó haciendo un ruido que espantó a todos en casa, del hoyo que quedó donde antes estaba la llave brotó un chorro de agua caliente que le quemó el antebrazo. —¡Ahhh! —Gritó de dolor y rápidamente se envolvió en su toalla y salió a pedir ayuda.

Su hermano al ver el alborotó fue al calentador de agua a cerrar la llave de paso. Tolomeo solo quedó con una quemadura leve que no pasó a mayores y pudo bañarse con agua fría.

Lo que sucederá (narrado en tiempo pasado en fecha posterior). Destinatario Jenn Rojas

¡Ya era tiempo de que terminase esta pesadilla llamada cuarentena de COVID-19!

Y aún cuando sabías que llegar no era fácil cumpliste con cada reto, leíste cada comentario y te disciplinaste las horas necesarias para estar presente en este evento: ¡La Feria Internacional del Libro Guadalajara 2021!

En las instalaciones se veían personas por todos lados, la cafetería estaba repleta, el bullicio dejaba en el olvido los días de silencio sepulcral y los asistentes disfrutaban del ambiente propicio de una tribu de lectores, escritores y amantes de las letras.

Dudando un poco si eras o no, escuché que se acercó una amiga a ti y al pronunciar tu nombre confirmé mis sospechas.

Lentamente me acerqué a tu costado izquierdo y te llamé por tu nombre

—¿Jenn? —De un sobre salto volteaste de manera inmediata

—¿José de Jesús?

—Si, soy yo —Y nos felicitamos mutuamente por haber logrado el sueño de estar en la feria en la publicación del libro donde somos coautores.

1

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. romina

    Muy bien los tiempos verbales. En el primero nos falta trabajar la conexión, hacer sentir al lector que eso fue realmente lo mejor. Los otros excelente trabajo.

  2. jjferyaz

    Hola José de Jesús.
    Como siempre leerte es muy placentero, me has sacado lagrimas con tu relato, de verdad espero que ambos cumplamos ese sueño de ser coautores de este primer paso en nuestra vida.
    Un abrazo a la distancia, esperando conocerte en esa feria.

  3. yesenia cortes

    Me gusto, realmente puedes sentir que el un dia se cumpliran los sueños ya que acabe todo esto de la pandemia, me gusta nos ayuda a seguir hasta el final

Deja una respuesta

cuatro + 1 =