Reto 14: Sonrisas, llantos y calificaciones (2da persona a carlozmoran)

Primera persona:

Arrastré los pies mientras me dirigía hacia la computadora, cada paso se volvía mas pesado. No eran ni las diez de la mañana, quería irme a tirar sobre la cama y olvidarme por un rato más de las entregas finales tocando a mi puerta, pero el maestro de japonés nos había citado para entregar calificaciones.

Mientras pulsaba las teclas con flojera y arrastraba pesadamente el ratón, sentí el estrés colándose a través de mis manos, llenándome como una ola sobre la arena, acelerando mi corazón y tensándome los músculos. ¿Habré conseguido una buena calificación? ¿Le habrá gustado mi proyecto final?

Estas y mas preguntas provocaban un eco doloroso en mi mente mientras el navegador abría el archivo titulado “Retroalimentación”.

La hoja virtual apareció en la pantalla, y exhalé, liberando la tensión de mis hombros, y dejando que mi corazón soltara un suspiro de alivio. En el centro de la hoja había una tabla muy llamativa, centrada, que tenía un número cien resaltado en letras grandes. Seguido, había un mensaje de agradecimiento.

Sonreí al leer las palabras cálidas de mi profesor, escribí un “gracias, maestro” en japonés y me fui a desayunar.

 

Tercera Persona:

Cuando recibió el primer mensaje, sus pensamientos empezaron a calcular, pensando en cómo solucionar la corrección que el maestro estaba solicitando, abrió el programa que usaba para editar videos, y se dispuso a hacer el cambio.

Pero entonces, apareció otro mensaje, un intruso maligno mostrándose por unos segundos en la esquina de la pantalla. Y otro. Y luego otro más.

Todos eran retroalimentaciones de su proyecto, pequeños detalles que, en realidad, no le llevarían tanto tiempo. Alejó la mano del ratón, y fijó su mirada en el escritorio frente a ella, la luz del monitor iluminaba tenuemente su frente.

Sin embargo, eran detalles que el maestro ya había aprobado, detalles que ya había visto perfectamente y de los que no había enviado corrección hasta ahora. El hombre parecía sobre analizar cada pixel, Asher no pudo evitar pensar que lo hacía a propósito.

Se llenó de ira, quería liberarse de ese proyecto, quería dejarlo ya, ¿qué no entendía este hombre que todo el equipo estaba bajo el estrés del final de cuatrimestre? ¿acaso siempre se le iba a ocurrir algo nuevo que quería cambiar, a pesar de que ya le había dado el visto bueno?

Asher sintió su sangre burbujear, hirviente, quería gritar, sintió los dedos temblándole, a punto de ser dominada por un impulso a patear una de las paredes con toda su fuerza. Se llevó las manos temblantes a su rostro, su vista se limitó al espacio entre sus dedos, un segundo mas tarde, la pantalla frente a ella se volvió borrosa, la luz pálida reflejándose en las lágrimas que recorrían sus mejillas.

Esto es injusto -se dijo, sollozando. Solo pónganos diez y déjenos ir.

¿Acaso nunca iban a ser suficiente?

 

Segunda persona:

¿Sabes, Carlos? Lo único que necesito de la siguiente semana, es tener el taller, y tiempo libre.

Tendré ambas, tan solo llegue el siguiente lunes, ya no habrá mas escuela para mí hasta el siguiente cuatrimestre. Es cierto que no puedo salir y experimentar aventuras con mis compañeros, tampoco podremos abrazarnos y celebrar que sobrevivimos a otros cuatro meses más de estudiar animación. Pero está bien, me pongo contenta cada vez que pienso en las personas de este taller, como tú, pienso en escribir, en ver a Romy frente a la cámara, en dibujar mis personajes favoritos, y claro, abrir uno que otro videojuego de vez en cuando. Tuve una semana un tanto estresante, me pregunto cómo habrá sido la tuya, si tuviste que atender a clases virtuales o entregar tareas remotas como yo, pero al menos, la próxima semana podré dormir más de cinco horas.

 

Asher Cypress

 

foreverwriter15
Author: foreverwriter15

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Muy bien las personas gramaticales. EN el primero, recuerda dibujar la emoción, si es el mejor momento del personaje, el lector debe sentirlo.

Deja una respuesta

veinte − once =