RETO 14: Semana del bebé. Para Arianys.

TERCERA PERSONA: LO PEOR DE MI SEMANA

Sus ojos brillan por las lágrimas a punto de caer. Su semblante compungido y el nerviosismo la atropellan, mientras Frescia se esfuerza por hablar claro. Le explica a su pareja lo que ha dicho la doctora: la posibilidad latente de un parto por cesárea.

Dejando a un lado el gasto extra, están los riesgos durante y después de la operación. Pero puede ser inevitable. El bebé está en camino a una macrosomía fetal; es decir, un tamaño y peso mayor al promedio, lo que dificulta un parto natural y hace necesarios los cuidados extra incluso después de nacer.

La doctora ha sugerido calma, y esperar los siguientes controles. Aunque a menos de un mes para la fecha prevista, la angustia surge. La joven debe seguir algunas recomendaciones en dieta y actividad física; pero dependerá sobretodo de la genética del bebé.

Su pareja le toma las manos para que no las mueva más. Se acerca a su rostro y mirándola directo, dice: “De esta salimos los tres juntos. Todo estará bien”.

PRIMERA PERSONA: LO MEJOR DE MI SEMANA

Se me cae la baba. Una energía enorme brota de mi pecho y me embarga. Alex y yo, estamos organizando las cosas del bebé, para armar la maleta que llevaremos a la clínica.

¡Su ropita! ¡Por Dios, nunca me había emocionado tanto viendo ropa! Con ese sutil aroma a jabón y sus diseños tan monos. Las mantitas de algodón, que espero lo acobijen y protejan con dulzura. Sus pañales; solo abrir el empaque tan bonito, me ha dado pena. Baberos, shampoo, toallas…Todo me encanta. Me llena. Esta ola de éxtasis me hincha hasta los huesos.

Preparamos sus cosas, así como fortalecemos el corazón para recibirlo.

SEGUNDA PERSONA: LO QUE ESPERO DE LA SIGUIENTE

Estimada Arianys:

Sentía este deseo, casi necesidad de escribirle. Siempre he creído que se conecta a mí por un lazo casi maternal, y ansiaba contarle algunas cosas.

Llevo tres días orando a Dios para que me permita tener paz. Creo que es la mejor forma de ayudar a mi hijo, en el proceso de llegar al mundo. Me ha escuchado. Estoy más tranquila. He seguido todas las indicaciones de la doctora para mantener la salud. Además, he recibido mucho apoyo.

Estoy ansiosa de que llegue el siguiente control. Quiero volver a mi bebé. Escuchar su corazón. Deseo que la doctora me confirme que está sano, que el esfuerzo y cuidados han dado frutos, que no hay peligro alguno. Ya no puedo esperar para conocerlo, arrullarlo entre mis brazos y darle todo de mí.

Querida amiga, estoy esperando que usted se encuentre muy tranquila en casa. Y que desde la distancia, me apoye con sus buenas energías. Un abrazo fuerte. Que los días venideros, solo estén llenos de bendiciones y fortaleza.

3

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. romina

    Muy bien las personas gramaticales, y un gran crecimiento en conexión.

  2. arianysdelc

    Cariño, gracias. Desde aquí, me uniré a ti, en oración. Desde mi corazón recibe los buenos deseos.
    Un abrazo para tu familia.

  3. José Tillaguango

    Fuerza Fresia, de seguro todo te saldrá muy bien con tu bebé.Muy tiernas tus historias.Felicidades.

Deja una respuesta

15 + quince =