Reto 14 – Quise volar… ¡Y me quedé sin helado!

LO MEJOR DE MI SEMANA (PRIMERA PERSONA)

Me levanto, tarde como de costumbre. Mientras pienso si desayuno o no, tiendo la cama. Tengo esa manía de no poder escribir si veo las sábanas colgando por un lado y las almohadas cayéndose por el otro.

Una vez listo todo, me senté a escribir sobre mi riñón, recordando todo ese dolor que me dejó esa mala experiencia.

Estaba estructurándolo todo, plasmándolo en papel, cuando accedí al portal. A veces, por la noche, me dedico a leer los escritos de mis compañeros para aprender de ellos e ir conociéndolos.

Al ir deslizando, un recuadro naranja llamó mi atención. “Textos destacados”, rezaba el encabezado. No sólo eso me había atrapado, la presencia de un nombre, el mío, lo había hecho. Mi texto era uno de los destacados del reto diez. Asombrada, le sonreí al teléfono y como una loca con suerte, compartí la noticia con mi mejor amigo.

“No me sorprende. En realidad, has puesto empeño y dedicación a esto. Quizá falta mucho, pero has avanzado y crecido bastante. ¡Felicidades!”

Sin duda alguna, esos dos momentos me hicieron feliz.

LO PEOR DE MI SEMANA (TERCERA PERSONA)

El clima es insoportable. Un helado ayudará a reducir el golpe de calor que ha azotado a la ciudad. Viridiana baja las escaleras, sin embargo, un resbalón la frena. Se sabe torpe, distraída. Hacia cuatro años que no tenía un accidente de esa índole. Un baño, el lavabo y allá va, a clavar el codo en un escalón, aterrizando de trancazo en otro.

Cada uno de los sitios donde se golpeó le punza. Parece que la agarraron, le dieron una buena golpiza y la acentuaron como si de un trapo se tratara. Siente cómo las lágrimas se aglomeran en sus ojos, no soporta tocarse y tampoco se puede levantar. Es evidente que le duele ver su cuerpo lleno de raspones y gotas color escarlata apareciendo de a poco en su brazo.

Una voz resuena por el pasillo. Es su abuela. Tiene que mentir, no puede preocuparla de esa manera. Le dice que está bien, que va a la tienda a comprarle su helado. La anciana insiste. Sacando fuerzas de algún lado, termina por levantarse. No puede permitir que su abuela la vea tirada ni que arme un escándalo. Apenas si puede mover la pierna.

Olvida el helado, arrastrándose hasta tomar asiento en la cocina, lista para la siguiente sesión de su taller. 

LO QUE ESPERO DE LA SEMANA (SEGUNDA PERSONA)

Querida Dulce (Dulce.Maranguiuis):

Te escribo desde mi caliente y sofocante habitación. Son las siete de la noche, el sol continúa. Mientras pongo manos a la obra con este reto, rememoro lo aprendido en los anteriores.

Nos veo como escritoras florecientes, capaces de llegar a algo mucho más grande si nos lo proponemos. Hemos compartido la oportunidad de tener ciertos textos como destacados. Que si bien tienen detalles, han logrado cumplir con el objetivo requerido. Eso me pone contenta. Es maravilloso poder ver ese crecimiento.

En esta nueva semana, me encantaría que sigamos explorando esos rincones, esas herramientas que tenemos y hemos ido adquiriendo; que las explotemos al máximo, de manera adecuada para seguir creciendo.

Seamos capaces de lograr objetivos que nos coloquen entre ese recuadro naranja que aparece al inicio del portal. No con afán de presunción, sino como reconocimiento de nuestro deseo de superación, de trabajo arduo y perseverancia.

Al mismo tiempo, tengamos apertura para recibir críticas que construyan y desarrollemos conciencia de trabajo para llegar lejos.

Recibe un abrazo a la distancia,

Andrea. 

andreahdz545
Author: andreahdz545

2

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. romina

    Muy bien las personas gramaticales. Cuida los verbos (en el primero) o pasado o presente…

    1. andreahdz545

      Acabo de darme cuenta, creo que son las malas costumbres :c Gracias por la corrección, Romi

  2. Me ha gustado mucho tu texto. Gracias por escribirme sentí tus palabras como una declaración que así sea Andrea. Lo mejor esta por llegar.

  3. prisionero0101

    Muy buen escrito, esta vez ha tocado algo con lo que se ha podido lidiar de manera fácil, y lo has hecho muy bien, supongo que es un respiro después de los retos anteriores que han sido muy retadores.
    Ojalá que lo que siga sea más llevadero gracias a todo el aprendizaje que han adquirido.
    Por cierto, me siento agradecido de haber formado parte, una vez más, aunque sea en una proporción discreta, de tus escritos, es todo un honor.

Deja una respuesta

catorce + 9 =