RETO 14: PERSONA GRAMATICAL “Variada contingencia”

Lo mejor de mi semana
En el trabajo pensaba en la situación que mi compañero Diego me contó un par de días atrás, él atravesaba por un mal momento económico, tenía que restringirse ya que su pareja Lidia no podía encontrar trabajo porque muchos negocios cerraron a causa de COVID-19, él debía pagar la renta y comprar alimentos para su familia.
Desvió mis pensamientos una jovencita al preguntar si queríamos comprar tortas que vendía, yo dije que no porque llevaba de almorzar, Diego tampoco quiso. Le pregunté si Lidia le llevaría de almorzar, respondió que se esperaría a comer en casa porque no le traerían nada al trabajo.
Le ofrecí una torta, se negó, insistí pero él agachando la cabeza caminó hacia la bodega. Salí apresurado buscando a la joven de las tortas, la miré y le grité que si quería una torta. Ella regresó mientras Diego salía de la bodega, le dije que escogiera una, agachó la mirada y titubeando se negó, le dije que sino lo hacía yo elegiría la de panela, sonriendo se decidió por la de lomo, me lo agradeció.
Cuando terminó de comer salió de la bodega sonriéndome y mirándome directo a los ojos, sonrojado se acercó y me abrazó. El pequeño gesto que tuve, le alegró la mañana y verlo así alegró mi día.

Lo peor de mi semana
Moises estaba muy consternado al leer esos mensajes y mirar aquella imagen tan íntima en WhatsApp.
Chateaba escribiéndole a su amigo Jorge que la contingencia lo enloquecía, que no le gustaba y que extrañaba salir al café con los amigos, las risas, las platicas y la cercanía.
Jorge siempre le hablaba con mucho cariño, le dijo que lo amaba mucho y que también lo extrañaba, que quería verlo y abrazarlo.
Bromeaban y se reían juntos en la conversación, Jorge le dijo que si quería ver una foto muy íntima suya, Moises pensando que vacilaba le envió emoticones sonriendo y le dijo que no quería ver miserias, que se las guardara o enviara a alguien más.
Jorge decidió enviársela, Moises moviendo la cabeza de un lado a otro le dijo que era insensato y decepcionante. Jorge le envió muchos mensajes excusándose, defraudado al sobrepasar su confianza abandonó la conversación y dejó el celular de lado para no leer más.

Lo que espero de mi semana
Querida Katia deseo que las cosas en el puerto estén mejor que aquí, hasta respirar es un privilegio, usar cubre bocas me asfixia, pero dejarlo no es opcional, el gobernador decidió asignar multas a quien no lo use, durante el trabajo también es obligación por lo que las orejas se me entumecen, ansío el momento de llegar a casa y respirar aire fresco.
Quisiera despertar mañana y enterarme por cualquier medio o escuchar que esto se terminó, que encontraron cura para el virus o que todo fue una pesadilla.

Deseo que el mundo esté como solía estar, que las personas recuperen la cercanía que nos hace más humanos, que seamos libres como solíamos ser, disfrutando de cada espacio, cada momento y de la libertad que tanto nos falta.

zeltic24mh
Author: zeltic24mh

0

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. romina

    Trabajaste muy bien las personas gramaticales, lo que nos faltó, en especial en el primero es enfocarte en qué quieres transmitir. Hablamos en el vivo de hoy de ello.

    1. zeltic24mh

      Gracias Romi, lo revisaré el fin de semana ya que ahora estoy corto de tiempo. Saludos.

  2. katimav

    ¡Hola otra vez! ¡Gracias por escribirme! Me gustó mucho leerte. Fíjate que las cosas aquí también están críticas y sí, entiendo lo molesto que es usar el cubrebocas, ¡pero es por el bien común! Yo también deseo despertar y que esto se haya terminado y créeme que un aspecto positivo es que aunque el ser humano es social por naturaleza y siempre nos andamos procurando cercanía, la cercanía de corazón a corazón y el humanismo se ven más fuertes en estas situaciones difíciles. ¡Un abrazo en la distancia!

    1. zeltic24mh

      Mil gracias Katia, tienes razón, somos seres sociales que buscamos cercanía y que por ahora no es opción, lo que nos mantiene cuerdos son las letras. Saludos y abrazos.

Deja una respuesta

siete − cinco =