Reto 14: persona gramatical

Lo mejor (primera persona)

Mi corazón late descontrolado, un cosquilleo helado recorre mi espalda y en mi rostro duele por tanto sonreír.

Hoy recibí un mensaje de mi mejor amigo. El amigo que conserve en mi corazón por mucho tiempo. Su clásico saludo interminable me lleno de ilusión y por fin después de los que parece un siglo de espera me dijo que me quería y sí me gustaría tomar un café cuando todo esto termine.

Me siento como una niña, una adolescente a quien la invitan a su primer baile.

Lo peor (tercera persona)

El rostro de Ana, ensombrecida por la angustia, enmarcaba una sonrisa torcida y unos castañar ansioso de dientes. Su trabajo es simple, cocinar la comida día por medio y después de 2 horas de arduo trabajo el arroz de primavera se convierte en arroz africano. La salsa que preparo con tanto cuidado está salada y las papas están deshechas.

Ella se queda estática frente la estufa apagada, observando la olla quemada con tristeza. “Yo no te quiero y tu no me quieres, pero… en ¿verdad tienes que hacerme esto?”

Lo que se espera (segunda persona)

Adrián, es tarde y los pensamientos no me dejan dormir. Es tu culpa, no me dejas dormir.

Mi corazón ansioso y caprichoso solo me deja pensar en la tarde en nuestro café. En el sabor amargo de aquel líquido oscuro tan aromático que parece una burla a mi intranquilo sueño.

Me gustaría verte pronto, en este instante, me gustaría rodearte con mis brazos y estirarte con fuerza, una fuerza vengativa por todo el tiempo que me dejaste sin tu calor.

Me gustaría sentarme frente a ti en la mesa junto a la ventana, sonriente con picardía y beber mi café mientras escuchamos la música en vivo y pides una balada a la cantante en turno.

Quisiera buscar la azúcar y accidentalmente tocar tu mano, acariciar tus dedos, esos dedos que una vez me escribieron en clase notas de contrabando.

Quisiera respirar el aroma del café y en un suspiro pronunciar un te quiero, un te quiero tan largo y dulce como el chocolate que pediré después y perderme un tus pupilas, incansablemente duras, y luchar con una sonrisa y una posible risa que delaten mi deseo de descubrir los secretos que guardan tus brillantes ojos negros. 

anamica.white
Author: anamica.white

0

Deja una respuesta

doce + once =