Reto 14. Persona gramatical

Tres sucesos cotidianos

LO MEJOR DE MI SEMANA (primera persona)

Esta mañana, como de costumbre, salí al patio trasero de mi casa acompañada de mis tres pequeños hijos. Llevaba a la bebé en brazos, mientras los dos mayorcitos caminaban detrás de mí; como mamá pata con sus patitos. Recorrimos el jardín apreciando la diversidad, de timbres y tonos, en el canto de las aves, y saludando a las plantas y flores. 

Cuando llegamos al rosal, nos llevamos la sorpresa más linda de la semana. Nuestros ojos se iluminaron y nuestras bocas se abrieron con asombro. Tres botones nos brindaban un espectáculo de radiantes colores: rosa, naranja y amarillo. Agradecimos a la lluvia, de ayer, por su mágico regalo. Y, en honor al cumplemes #3 de la pequeña de la banda, llamamos “Sahani” a la rosa más hermosa. 

LO PEOR DE MI SEMANA (tercera persona)

El ánimo de Aldrisa ha vuelto a decaer. No tiene ganas de sonreírle a su bebé que la mira con ojitos de ternura. Le pide a su esposo que se encargue de bañarla, mientras ella se toma unos minutos a solas. Necesita privacidad, pero no la encuentra. Siente una opresión en su pecho, el estómago lo tiene delgado. Aún así, su deber de mamá tiene que continuar.

Friega los platos sucios, barre la casa, pone ropa a lavar; pero sigue sintiéndose mal. Empieza a llorar descontroladamente apoyando su cabeza en la tina de la lavandería. Pensamientos negativos resuenan en su mente ¡Nada te sale bien! ¡Tus hijos están fuera de control! ¡No tienes talento para escribir! ¡Ni siquiera puedes hacer que tu bebé duerma una siesta! Justifica esos pensamientos recordando que lleva tres meses encerrada en casa, que se está recuperando de su depresión postparto y que, encima, anoche casi no pudo dormir. Está teniendo una recaída.

Justo en ese momento, siente una delicada caricia en su espalda, es su hija mayor que la mira preocupada. Se acerca temerosa para abrazarla fuerte y decirle: “Eres una buena mamá, te amo”. Las lágrimas de la madre empapan el rubio cabello de la niña ¡No quisiera que su hija la viera así! Pero, aunque la reconforta, su depresión no cesa. Sigue sintiéndose ahogada y muy cansada. 

LO QUE ESPERO QUE SUCEDA (segunda persona)

¡Hola Frescia!

Mi madre (Arianys) me ha hablado tanto de ti, que siento que te conozco. Me alegra que estemos participando de este taller de escritura a pesar de que la maternidad consume todo nuestro tiempo. Te admiro porque no buscas excusas para perseguir tus sueños y aunque, tarde, subes todos tus retos. 

Para esta próxima semana, espero que puedas encontrar un equilibrio, entre ser madre y escritora, que te permita disfrutar plenamente de ambas carreras. Y que al finalizar, tu cuento y el mío, sean escogidos para ser parte del nuevo libro “Buscadores de sueños”.

 

-Saranyi Drisselley-

1

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. romina

    Muy bien las personas gramaticales, ahora, busca conectar… el lector necesita sentir que realmente eso es grandioso u horrible o deseado…

Deja una respuesta

4 × 5 =