Reto 14. Parece nada.

Lo mejor

   Cuando empezó la cuarentena mis primos se encontraban fuera de casa, por lo que desde entonces a mí me han encargado la mayoría de los deberes domésticos. Solía quejarme de que a mi hermano no le tocara ninguna responsabilidad pero mis padres siempre lo excusaban diciendo que “no sabía hacer nada”. Hace dos días me tomé la molestia de darle un tutorial hogareño sobre las distintas actividades que podría realizar. Hoy ha sacado la basura y lavado los trastes por sí mismo. Parece nada, pero para mí ha sido un gran paso.

Lo peor

   Una solitaria lágrima se derramó por la mejilla derecha de Omar. Solo, a oscuras, envuelto en una sábana, leía el mensaje de su hermana. No era feliz, su vida no le satisfacía, necesitaba desahogarse y por eso le escribió de madrugada sobre lo difícil que era para ella sentirse bien consigo misma. En ese momento Omar deseó con todo su corazón salir corriendo e ir a su casa, abrazarla y decirle que todo estaría bien, pero no podía; nunca antes había odiado tanto la cuarentena hasta ese punto. Parecía nada, pero para él su hermana siempre lo había sido casi todo.

Lo que espero

   Adri, te comento que tu escrito me ha hecho creer que esta semana pasarán cosas buenas. Me ayudaste a recuperar la mirada optimista hacia los días por venir. Espero te alegre saber que esta semana planeo estar más productivo en mis distintas actividades y claro, también en los retos del taller, por lo que me gustaría me continúes leyendo así como lo haré con los tuyos. Parece nada, pero desde que te leí me es más fácil volver a verle el lado bueno a las cosas. Esta semana realmente espero sentirme satisfecho conmigo mismo con todo lo que vaya a realizar. Te mando un abrazo.

Omar Araujo

oaeska
Author: oaeska

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Trabajaste muy bien las personas gramaticales, falta más fuerza en la primera persona, conectar, enfoca en el PG de lo que vas a contar.

Deja una respuesta

dos + once =