RETO 14. Entre trabajar y bailar

PRIMERA PERSONA. Lo Mejor de mi Semana

Por fin después de tanto ahorrar, logré comprar una televisión para que mi hijo pudiera realizar las actividades escolares que se transmitirán. Aunque aun no tenía planeado comprarla, la situación me llevo a hacerlo.

Después del trabajo, fui en búsqueda de una pantalla, aunque creí no tener suerte, ya solo había gigantes, que no solo no me alcanzaba para comprar algún si no que ni siquiera entraría en mi casa.

A pesar de que ya estaba muy cansada por el trabajo, seguí en mi búsqueda, hasta que encontré una dentro de mis posibilidades.

Llegando a casa con la caja en las manos, veo como sus ojitos brillan, y mi corazón se pone contento, con mucho esfuerzo he logrado comprar la TV pero con la sonrisa de mi pequeño, me ha pagado todo el trabajo, y su alegría no tiene precio.

 

TERCERA PERSONA. Lo Peor de mi Semana

Esta vez Karime solo estuvo unos minutos en la oficina, le encargaron los habituales trámites que debía hacer en el banco. En cuanto llegó, se percató de que había muchas personas esperando para entrar, al preguntar a un agente del banco cuales eran las indicaciones para entrar, este le indico donde debía seguir la fila para esperar a entrar.

Había salido corriendo de su casa y se olvidó de su cubre bocas, el joven le advirtió que no podría entrar si no llevaba uno puesto. Tuvo que ir a comprar uno al centro, regresando, se dispuso a seguir la fila para formarse, no contó con que dicha fila le diera vuelta a la cuadra. Ahora tendría que esperar mucho tiempo para poder realizar sus trámites.

Pasaron las horas y no avanzaba mucho, ya estaba desesperada, las personas se quejaban por lo mal atendidas que estaban siendo. Ella no podía ni hacerlo, era cuestión de trabajo y tenía que estar ahí sí o sí.

Ya eran alrededor de las 2:30 de la tarde, para ese entonces su horario de comida había comenzado y tenía hambre. Por fin se encontró justo enfrente de la entrada al banco, ya faltaba solo unos minutos más para lograr su labor.

Para ese momento ya le dolían los pies por estar alrededor de 4 horas y media de pie, con su único entretenimiento, sus ebooks, los cuales le hicieron un poco menos pesada la espera. Al fin entra al banco, siente como el aire acondicionado recorre su piel refrescándola, da un suspiro enorme para llenar sus pulmones de ese aire fresco.

Realiza sus pagos y mientras camina hacia la salida, piensa que le faltó más tiempo estar dentro del banco, con ese rico clima, no que ahora saldría al tormentoso calor de la calle.

 

SEGUNDA PERSONA. Lo que Espero de mi semana

Lucesita se acerca otro cierre de mes, con el trabajo que este contrae, solo espero que no sea tan cansado, y que logremos sacar y dar cierre sin tantos movimientos y trabajo. Que se vea reflejada mi experiencia, ya que me enojo mucho conmigo misma, cuando las cosas no me salen a la primera.

También espero empezar un nuevo mes lleno de energía, que con estos calores lo necesitamos.

Estoy aprendiendo mucho en el taller que te había comentado, gracias por apoyarme y aconsejarme para que siga mis sueños. La semana que viene, espero ser mejor escribiendo que lo soy ahora.

¡Ah! y que el fin de semana, logremos hacer ese tiktok que me enseñaste, no podemos quedarnos atrás, esa señora bien que se movía.

stefyyesh
Author: stefyyesh

1

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. romina

    Muy bien las personas gramaticales. Nos falta trabajo en la conexión. Por ejemplo… en el primero, dices que eso fue lo mejor de tu semana… debes hacer que el lector lo sienta así.

  2. Guadalupe

    Me pareció muy bonito tu primer relato, casi veía los ojos de tu hijo brillando, tiendo a ser muy emotiva, un abrazo.

Deja una respuesta

dieciocho − dos =