Reto 14

Primera persona: mejor momento “Chef” 

Me convertí en chef en esta cuarentena, nunca antes cociné algo realmente decente o cercano a ello, más que sopas instantáneas y frituras. Esta vez deseaba que fuera diferente y así poder sorprender a mi mejor amiga, la pequeña amante de los doramas y de las pizzas, con los restaurantes cerrados por la cuarentena fueron días eternos sin probar una sola rebanada, su ansiedad llegó al punto de sumergirse en la Internet y buscar recetas caseras, un título se dejaba ver “Pizza a la sartén”, era perfecto para ella y fui contagiado por su entusiasmo. 

Decidí estar al mando de la cocina y mi pequeña amiga sería mi asistente, Inicié mezclando la harina con la levadura, la sal y el aceite, el agua tibia agregué de a poco, con las manos me ayudé para formar la masa, estirando y jalando, una y otra vez. Los siguientes pasos fueron más sencillos, puse la sartén a fuego bajo acomodando la masa sobre ella, la abundante salsa de tomate agregada le daba color, el queso se iba derritiendo junto al orégano en polvo que añadimos al final envolvían de un rico aroma toda la cocina, estaba lista. Puse una rebanada en el plato frente a mi ansiosa comensal, las aceitunas y el jamón resaltaban apetitosas, mi orgullo de cocinero novato dependía de su crítica, “huele bien” exclamó, llevándose a la boca su primer bocado, el queso chicloso desprendiéndose de la masa parecía gustarle, movió la cabeza en señal de aceptación, tenía la boca llena incapaz de pronunciar palabra alguna, su rostro de satisfacción habló por ella, no había nada más que decir. 

Tercera persona: peor momento “caminata infernal” 

Frank va en busca de alguna clínica veterinaria cercana, debido a la cuarentena es difícil encontrar vehículos de transporte público y va a pie. Tom, el segundo gato que adoptó hace 2 meses está enfermo, tiene vómitos y se ve anémico. 

El sol golpea inclemente la ciudad fantasma, cada paso se torna pesado para el chico, una gota de sudor baja entre sus ojos y la transpiración en su espalda va empapando su camiseta, hasta el barbijo se vuelve asfixiante, más de lo que ya es. Lleva una mochila acomodado en el pecho y dentro de ella va el minino cabeza afuera dando maullidos melancólicos.

El temor de ser intervenido por la policía lo tiene intranquilo. Ha caminado alrededor de una hora y por fin logra divisar una clínica abierta, avanza un poco y se siente aliviado, el ambiente es más fresco allí, lo atienden en seguida, el médico revisa a Tom y no hay de qué preocuparse, sólo tendrá que llevar un tratamiento de dos vacunas al día durante tres días. La caminata de regreso a casa será eterna.

Segunda persona: lo que espero. Para Laura. “viaje anhelado” 

Amiga Laura ¿cómo va todo por allá? Los días transcurridos por mi parte son monótonos, he dejado de ver las noticias para no deprimirme, detesto ese vacío en el pecho y estómago que me hace sentir. 

Extraño mucho a mi familia, el cierre de carreteras por la pandemia frustró mi viaje de vacaciones a visitarlos. Me reconforta saber que este año es el último en la Universidad ya podré conseguir un trabajo y estar más cerca a ellos, deseo abrazar a mamá y a mis hermanos.

Cada noche me acuesto con la esperanza de despertar y enterarme que todo acabó, hacer mis maletas y tomar el primer bus para verlos.

Francis C. S

renorseless96
Author: renorseless96

0

Deja una respuesta

veinte − nueve =