Reto 14: Cartas, Tesis, Empatía…

Primera Persona

 

El Martes fue el último día de Dr. J, una de mis colegas provisorias de trabajo. Cuando se despidió de mí, me solicitó mi e-mail para mantenernos en contacto. Me agradeció por el gran trabajo que estoy haciendo y dijo que había sido maravilloso compartir esta experiencia conmigo.

Yo le agradecí muy emocionada, le dije que su profesionalidad y compasión por los demás me había inspirado en gran manera, tanto así, que había decidido aplicar a un programa que aprendíz que ofrece la fundación para la cual trabajamos. Ella me respondío que me iba a enviar una carta de recomendación, pues conocía a la directora del programa. Me elogió en gran manera como pocas personas en el mundo hasta ahora lo habían hecho. Su gesto me hizo sentir muy halagada.

En un sólo día encontré no solo una carta de recomendación sino también un contacto directo con la directora del programa internacional que tanto me encanta y que he buscado por mucho tiempo.

¡No podría estar más feliz!

 

Tercera Persona

En una jornada normal de trabajo, mientras platicaba con sus colegas, Karen escuchó por la radio que solicitaban un traductor en la unidad de cuidados intensivos. El lugar no le agradaba mucho, era asfixiante, un poco tétrico, como lo son todos los UCI. Sin embargo, tuvo que dirigirse le guste o no, porque ése era su trabajo.

Una vez en el mismo, el paciente positivo de covid,  yacía en coma total, no obstante, no se le suministrase más medicinas sedativas, había caído en un limbo del cual sólo un milagro podía sacarlo. 

La doctora a cargo del turno de noche, le dijo a Karen que por favor llame a los familiares del paciente, al principio ella pensó: “seguramente será para darles buenas noticias”. Pero al ver la situación del mismo, comprendió que era una llamada de adios. La llamada telefónica se complicó pues la familia empezó a solicitarle encarecidamente de poder ir a visitar al paciente, aunque sea poder verlo una última vez. 

Ella se puso en el lugar de los familiares trató inutilmente de convencer a los médicos, pero las leyes son las leyes. Aunque parezcan inhumanas. 

Sin lugar a dudas fue la peor experiencia de su semana.

 

Segunda Persona

Kayuri, querida tocaya, quizás no he tenido la oportunidad de decírtelo anteriormente, pero admiro mucho tu valentía que se reflejan claramente no sólo a través de tus letras sino también en el contenido multimedia que compartes.

Sabes, los últimos días han sido de gran sosobra en cuanto a la universidad, tanto así que anoche soñé con uno de mis profesores. Tengo que entregar mi tesis, pero no logro organizar bien el tiempo para escribirla, hago mil cosas, a veces me pierdo, así que espero poder lograr hacer un cronograma que me ayude a orientarme y también tener la fuerza de voluntad para hacer todo lo que tengo que hacer.

Espero que la próxima semana, pueda finalmente dar un respiro y concluír al menos el 30% de las cosas pendientes.

Un abrazo!

karennia2
Author: karennia2

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Muy bien el trabajo de la persona gramatical, ahora enfoca en buscar la emoción, si dices que es lo mejor, que se sienta así en el texto.

Deja una respuesta

veinte − tres =