RETO 13

Consumido por la ira, sin raciocinio alguno, con la mano derecha ensangrentada y en la otra mano, fragmentos de cristal. No entendía porque lo hice.

Era una noche de Halloween, me reuní con mis amigos(a). Fuimos a cenar, disfrutamos de aquel banquete, entre silencios y opiniones acordamos ir a un discoteca.

Ya animados, aprovechamos la ocasión, llegamos a un local llamado la Base, había bastante cola, era obvio la mayoría de jóvenes que salieron esa noche querían ir a bailar y disfrutar un momento entre amigos.

Conforme avanzábamos, también mis amigos se emocionaban, en ello veo a Antony, lo consideraba mi hermano, lo conocí en la parroquia, era un amigo pero aquella noche me ignoro por completo, días antes ya me había dejado de hablar, tenia un problema conmigo no sabia cual era, lo salude pero solo respondió a Jason, que también era amigo de ambos.

No le di importancia y entramos al local, Antony estaba yendo a otro local cerca de ahí, el lugar estaba lleno apenas entramos y encontramos un espacio, bailamos, brindamos y entre todo ese desenfreno, recibí la llamada de Miriam (la chica que me gustaba, que de hecho también yo le gustaba a ella). Dijo que vendría y así fue, al cabo de 10 min la vi por la entrada. Era la noche perfecta, tenia que terminar en algún momento.

Le dije; ¿por qué no confías en mí?, ¿es que acaso aun no me conoces?,-entre lágrimas respondió, tu mano, entiende estas muy mal, debemos ir donde un médico. Aun con la euforia carcomiéndome, levante mi mano derecha diciendo, no pasa nada, mi mano exagera, lo vende con mi chalina, esperando que respondiera mi pregunta.

Salimos del local felices por la reunión y no esperaba que Antony también estuviera afuera, llamo a Miriam, ella me dio su abrigo y fue a saludarlo porque también lo conocía. Estaba tranquilo, hasta que escucho que me estaba insultando, diciéndole a Miriam, te iras con él, con esa porquería, con esa basura. Me incomodo bastante que hablara cosas de mi que no son, mas aun alguien con quien compartí muchos momentos. Le hice frente, pregunte porque decía eso, cual era su problema conmigo, se alteró y grite diciendo, dale, si quieres pégame, no quiero que te guardes nada.

Miriam me quito su abrigo y se fue muy enfadada, la seguí haciendo a un  lado lo que sucedía, ella también me agredía verbalmente conforme caminaba, la detuve en una esquina y me dice tu lo querías pegar, refute al instante, era mi amigo, lo consideraba mi hermano, me crees capas de hacer algo como eso, no me respondió solo me miro con desprecio y volteo la mirada.

Resignado metí mis manos al bolsillo de mi saco, tenia un baso de vidrio que quebré con tres golpes seguidos, tenia mi puño lleno de sangre se veía un fragmento de hueso del dedo anular.

Me llevo al hospital, ingrese por emergencias, hicieron mi historia médica, pero no me atendieron, porque no contaba con suficiente dinero, aun exaltado le dije, vámonos, vete a casa, no te preocupes que yo iré a la mía y me hare atender o traeré dinero.

Logre que se fuera, me fui caminado, derramando mi sangre en las aceras, apoyándome en las paredes, llegue a casa, entre directamente a mi cuarto y me desplome en la alfombra, no recuerdo más, no se cuánto tiempo estuve tirado ahí, ni cuanta sangre mas perdí, solo desperté en la camilla de un hospital.

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    hablamos de como iniciar en el vivo de hoy, no es como un título, debes desarrollar más el apogeo.

Deja una respuesta

16 − 15 =