Reto #13: Lugar equivocado

Los estantes empiezan a mecerse mientras las personas del lugar miran a su alrededor esperando que el movimiento se termine pero cada vez incrementa la magnitud. Dejo el carrito de compras y camino rápido tratando de salir pero en mi huida una increíble sacudida azota el supermercado. Muchos pierden el equilibrio entre esos yo que choco seriamente con un anaquel donde algunas gaseosas caen sobre mí. Hay gritos de ayuda, sonidos tenebrosos de cristales y un agudo ruido se retrata en las vigas del edificio que parece desmoronarse. Respiro con dificultad, el miedo ha hecho lo suyo y me deja inmóvil en el suelo esperando que un milagro me saque de ahí.

Y pensar que aquel día había iniciado como cualquier otro… desperté tarde, el cansancio de exámenes fue la excusa perfecta para no despegarme de la cama solo cuando fue medio día y el hambre ganó a mi pereza me levanté. Por la tarde salí de paseo por la ciudad para descansar pero mi descuido hizo que olvidara realizar algunas compras que me encargaron, tal fue mi mala suerte que estuve en el lugar equivocado cuando empezó el terremoto y quizá si no hubiese tardado tanto en otras actividades en vez de estar tirado en el suelo estaría en casa.

Los aparadores caen adelante. Reacciono de inmediato. El sismo es más fuerte y siento que en cualquier momento se abrirá la tierra bajo mis pies,  la desesperación de salvar mi vida no me deja pensar con claridad solo hago movimientos torpes que hacen desplomar más botellas en mi cabeza. Me quejo en silencio. Apoyándome en una percha que no ha caído tomo valor y consigo ponerme de pie aunque es difícil avanzar, el suelo parece gelatina y todo lo que está regado en el piso es un obstáculo donde fácilmente se puede perder el equilibrio. Dando tumbos logro llegar hacia la salida donde todas las personas por el pánico están aglomeradas, se empujan unos a otros retrasando la evacuación.  

Aún con todo el desorden logramos abandonar el lugar y nos concentramos en el estacionamiento, siendo un sitio abierto donde estamos relativamente seguros. Todo empieza a calmarse aunque los postes eléctricos, árboles y otros edificios mantienen levemente su movimiento pendular. De a poco todo se estabiliza. Tiemblo ligeramente. Algunos están a punto de llorar mientras otros llaman a su familia. Permanecemos afuera esperando que las réplicas no sean tan intensas.

stevenmacas27
Author: stevenmacas27

1

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. yesenia cortes

    te envuelve en el hecho de que hacer si estuvieras en esa situación realmente te deja pensando el como tu actuarias me gusto

Deja una respuesta

veinte + veinte =