RETO # 13 : CARRERA CONTRA LA MUERTE

Corro lo más rápido que puedo. Respiro con dificultad. El corazón late acelerado. Limpio la sangre que sale de mi boca. Desorientado, miro a todos lados buscando refugio. No hay  nada ni nadie que pueda ayudarme. Es el fin, murmuro, la calle oscura en la que me encuentro no tiene salida. De inmediato siento una presión en mi cabeza. Me cuestiono ¿cómo pude caer en esta situación? Si hace un par de horas, todo era felicidad, trato de calmarme alimentándome de hermosos recuerdos.

Por la mañana, llamé a mi novia para invitarla a salir. Contestó emocionada y aceptó sin problema mi propuesta. Quedamos en que la recogería a las seis de la tarde, y así fue. Llegamos a una sala de cine tomando el transporte público. Vimos una película de amor como era de esperarse. Sin duda fue una velada hermosa.

Unas voces me devuelven a mi cruda realidad. Se fue por ahí ¡Búsquenlo!, no se puede escapar, escucho. Trato de gritar para pedir auxilio, pero no debo, me delataría. Camino con desesperación, golpeando cuidadosamente puertas. Nadie me oye. Todos duermen. De repente, descubro un pequeño agujero que ha quedado entre las mallas rotas y unos arbustos del cerramiento de una casa desocupada. Voy por el piso arrastrándome, tratando de ingresar, tal vez sea la única forma de escapar. Siento como mi piel se desgarra, no me importa sigo deslizándome. Finalmente puedo ingresar hasta la mitad del hoyo, quedando quizá fuera de la vista de los malhechores. Justo a tiempo, los secuaces llegan casi al frente de donde yo estoy. Uno de ellos menciona, aquí tiene que estar, creo haberlo visto desaparecer justo en este lugar. No te preocupes, dice otro, lo encontraremos y cuando lo hagamos, lo vamos a mandar para el otro mundo, se ríen, ¡vamos continúen buscándolo! En mi escondite, casi no respiro, tratando de hacer el mínimo ruido. Cierro los ojos y vuelvo a mis recuerdos.

Al salir del cine, la llevé a comer, quería estar más tiempo con ella. Fuimos a un sitio de comida rápida, nos sentamos en una mesa del fondo para estar más solos. El mesero se acercó y ordenamos dos hamburguesas. Por la emoción de estar conversando, riendo y divirtiéndonos, el tiempo se nos pasó volando. ¡Uy! Dijo mirando su reloj, es tardísimo, vámonos o si no me van a regañar.

Llegamos hasta su casa, eran las once de la noche. Antes de dejarla sana y salva, tuvimos que caminar un trayecto de quince minutos desde la vía principal. Nos despedimos con un tierno beso y me pidió que tomara un taxi, ya que la zona a esa hora era peligrosa.

Después de lo que mi novia me dijo, iba muy de prisa buscando un medio de transporte. Las calles lucían desoladas, un poco oscuras. Escuché pasos, a pocos metros tres hombres de aspecto desalineado venían hacia mí.

Trate de esquivarlos subiendo a la vereda. Sudaba frío, pero parecía que los sujetos pasaban sin rumbo fijo. Los miré con desconfianza. En un momento, uno de ellos sujetaba mi chaqueta bruscamente mientras susurraba, tranquilo, no pasa nada, si colaboras todo saldrá bien. Alguien rebuscaba mis bolsillos, mientras el tercero desenfundaba una navaja. Sentí escalofríos. Sin pensarlo me sacudí con fuerza y le propiné un certero golpe en la cara al que me sujetaba. Inmediatamente sentí un puño estrellándose en mis labios. Caí lejos. No podía quedarme saboreando el dolor, se acercaban. Por instinto me incorporé lo más pronto que pude y empecé a correr.

Esta vez el frío me hace volver en sí, estoy temblando. Me buscan por la cerca. No puede ser, pienso. ¡Me van a encontrar!  Estas seguro que lo viste por aquí, los oigo discutir. Sí, estoy seguro. Creo que viste mal. ¡Vayámonos!  Tal vez se fue por la otra calle. De todos modos, vigilaremos toda la noche.

Percibo pisadas  que se alejan, respiro profundo. Doy gracias a Dios por haberme salvado. Trato de ingresar al inmueble completamente. Lo consigo. En el interior busqué un lugar más cómodo y esperé que amaneciera para ir a casa.

 

 

josetjimenez27
Author: josetjimenez27

0

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. romina

    Muy bien. EL inicio trata de darle más tiempo, para poder realmente atrapar al lector.

  2. yesenia cortes

    me gusta el hecho de que puedo escaparse y te hace reflexionar que si no conoces la zona siempre uno sea prudente para poder retirarse a una hora

  3. yesenia cortes

    me gusta el hecho de que pudo escaparse y te hace reflexionar que si no conoces la zona siempre uno sea prudente para poder retirarse a una hora

Deja una respuesta

diecisiete + 2 =