Reto 13: Asaltantes borrachos

Argumento

Popeye y yo caminábamos hacía la parada, eran pasadas las 10:00 pm, las calles estaban oscuras esa noche las lámparas no funcionaban, el camino estaba solitario, de repente nos interceden 3 jóvenes ebrios y drogados, todo paso muy rápido, mi compañero estaba en la calle lleno de sangre recibiendo golpes por 2 de ellos, el tercero estaba distraído y fue mi oportunidad, corrí lo más rápido que pude, necesitaba ayuda.

Trama ya alternada

 

 

 

1.    Agarran a mi compañero para asaltarlo

2.    Huyo de la escena

3.    Me encuentro a la policía

4.    Salgo del trabajo

5.    Camino a la parada del autobús

6.    Veo unos jóvenes raros

7.    Espero, me acompaña un desconocido

8.    Caminamos en busca de los demás

9.    Encontramos a mi amigo y un asaltante

10. Termino en el OIJ

 

Esquema riguroso

 

 

 

1.    Agarran a mi compañero para asaltarlo

3 jóvenes nos pasan al lado, yo estaba mirando fijo al moreno de cabello rizado, parece drogado, con la mirada perdida, los ojos rojos, y daba pasos de manera insegura, todo ha sido muy rápido, Popeye esta tirado en la calle mientras los 2 chicos lo golpean con el puño, le patean las costillas, mi amigo intenta defenderse pero no lo dejan ponerse en pie, le siguen golpeando, él solo se cubre la cara a cómo puede, se hace un ovillo en el suelo, los chicos le empiezan a quitar el bolso, estoy asustada, tengo 3 meses de embarazo ¿qué debo hacer? El tercer muchacho esta un trance, su mente vacila, tampoco sabe qué hacer, por mi mente empiezan a pasar todas las opciones posibles, está muy perdido, no ha hecho por dónde cogerme ni siquiera me mira, he hecho porrismo hasta ahora no debería pasarme nada, pero me duele el estómago del miedo, un vació, y si aborto aquí mismo, no, yo puedo, mi bebé es valiente, quédate en el vientre de mami haremos esto juntos, y eche a correr.

2.    Huyo de la escena

Corro a todo lo que me daban mis piernas, con respiración agitada, me falta el aire, esta oscuro, por qué las malditas lámparas no sirven, volteo a ver atrás y el chico no me sigue, continuo corriendo, trago saliva, mi garganta se seca, respiro por la boca pero estoy tan nerviosa que olvido respirar por la nariz, corro 2 cuadras abajo y allá justo en la esquina del parque hay 2 policías.

3.    Me encuentro a la policía

Los policías me ven y empiezan a correr hacia mí, uno de ellos me pregunta “está bien” “qué le sucede” no logro articular palabra, jadeo con fuerza, me tiemblan las manos, contrólate me digo a mi misma, a cómo puedo con la voz ronca solo alcanzo a decir, “mi amigo, lo están, lo están golpeando” los policías no preguntan dónde, o quienes, los escucho decir “seguro son aquellos” y echan a correr en la dirección que yo venía, trato de respirar con normalidad y a caminar hasta la esquina del parque, hay un señor sentado sobre un muro de concreto, estaba con los policías, al llegar cerca me pregunta qué sucedió.

4.    Salgo del trabajo

Son las 10:00 pm salgo del trabajo, debo caminar 1 kilómetro por el centro de la ciudad hasta la parada del autobús, no llevo mucho dinero para pagar un taxi, el ultimo bus sale en media hora debo apresurarme. Popeye mi compañero y vecino sale igual que yo y me dice que le espere para caminar juntos y no ir tan solos.

5.    Camino a la parada del autobús

Algunas lámparas no funcionan las cuadras están más oscuras que de costumbre, no hay gente fuera de sus casas y muy pocos autos, bajamos por la cuadra del banco es menos peligroso, está más iluminada, hay más casas cercas, a veces hay un guarda y cerca está el parque y el bar donde siempre hay gente hasta tarde, así que tomamos ese rumbo.

6.    Veo unos jóvenes raros

A media cuadra del banco veo en los siguientes 100 metros 3 jóvenes, 2 de ellos vienen ebrios, sonríen como idiotas, caminan tambaleques, y traen un vaso en la mano aun con cerveza supongo, al lado afuera un tercer joven me ha estado mirando fijamente y ha llamado mi atención, me preocupa que quiera hacerme daño, o quizá me va soltar alguna estupidez obscena, Popeye y yo vamos hablando, pero no quito la mirada del chico de enfrente, no me inspira confianza, lo mejor es estar atenta, en el momento que está cerca mi corazón late con más fuerza, el joven pasa a mi lado izquierdo y me agarra una pierna sin decir nada, ágilmente con mi mano golpeo la suya con fuerza y me la quito de encima, el me mira y yo a él, estoy preparada para defenderme llena de ira, pero él se queda sin decir nada, no hace por donde tocarme de nuevo, y es como si no estuviera consiente, volteo en busca de mi compañero, en ese pequeño instante que lo perdí de vista él ya está tirado en el suelo unos metros atrás y siendo golpeado por los otros 2 chicos, de su boca chorrea sangre, los chicos le tiran los vasos llenos de cerveza sobre la cabeza y lo golpean con fuerza.

7.    La espera, me acompaña un desconocido

El señor me pregunta que si estoy bien, le digo que si asustada y nerviosa, intento esconder mis manos para que no vean cuanto tiemblan, me pregunta que sucedió, le cuento, lo de los 3 chicos y que Salí corriendo, de mi amigo, era un señor canoso, pero no tan viejo y delgado, empezó  contarme que siempre viene al bar y se sienta ahí en ese muro, que tenía rato de estar hablando con los policías, quienes venían arreando a los 3 jóvenes desde unas cuadras más abajo porque les parecían sospechosos, estaban muy ebrios, yo no decía nada solo escucha sus historias, al menos me inspiraba tranquilidad, y poco me iba calmando, estaba preocupada por mi amigo.

8.    Caminamos en busca de los demás

Al cabo de un rato, el señor me dijo “si quiere la acompaño y los vamos a buscar a ver que paso” asentí con la cabeza, empezamos a caminar, mis piernas aun temblaban, caminamos al sitio donde le vi por última vez pero ya no estaban, solo había sangre en el suelo y cerveza tirada, un señor de gorra negra algo mayor de piel oscura se encontraba ahí le preguntamos por mi amigo o los policías “si yo los vi, es que yo soy guarda de aquí de estas casas, y cuando venía en bicicleta vi que estaban golpeando a un muchacho, me baje de la bici y saque este gas pimienta y me le fui encima y les eche y en eso vieron que venían los policías y salieron corriendo los 3, el muchacho fue el que más me sorprendió así todo golpeándose levanto y salió corriendo detrás de los otros y ahí iban los policías también” le dimos las gracias y caminamos hacia la dirección que el señor nos dios, andamos unas 3 cuadras más y lo vi, ahí estaba mi amigo.

 

 

9.    Encontramos a mi amigo y un asaltante

Llegamos a la esquina, volteo a ambos lados y veo cerca del hospital viejo a Popeye de pie en la esquina, y a los dos policías, sentado en el suelo recostado a las latas de un lote baldío esta uno de los chicos que lo golpeaba, camino hasta donde está mi amigo, la sangre le chorrea por la cara de un lado, esta rapado, con la camisa sucia, en cuanto me ve ambos nos alegramos, los ojos se me llenan de lágrimas, gracias a Dios que está bien, me pregunta si me ha pasado algo, le digo que no, que he salido corriendo y me he topado a los policías en el camino, Popeye voltea a ver a uno de los asaltantes y le grita “vea pedazo de imbécil ella está embarazada, hijo de puta si hubiese perdido al hijo sería su culpa”, el joven en el suelo empezó a pedirme disculpas, parece que el guaro se le había bajado bastante, estaba más consiente, “perdón muchacha, yo no sabía en verdad perdón”, yo no le dije nada, no quise voltear a verlo le di la espalda, era un episodio que no quería recordar.

10. Termino en el OIJ

Estábamos en la esquina el señor que me había ayudado se despidió de nosotros, mi amigo le agradeció y yo igual, se marchó, los policías nos hicieron esperar a la patrulla y dijeron que nos llevarían a los 3 al OIJ yo debía dar declaración, aunque solo al que atraparon podrían encerrar, si hubiesen atrapado al chico que me toco hubiese podido demandar por acoso pero los otros 2 escaparon.

Una patrulla nos llevó hasta las oficinas del oij, era como la 1 am, el papá de mi hijo me llamo preguntando donde estaba, le conté que en el OIJ se asustó mucho y me hablaba alterado preguntando qué hacía ahí a esas horas, le conté que a Popeye lo habían asaltado y golpeado pero yo estaba bien, a él se lo llevaron al hospital en ambulancia, yo solo esperaría a la abogada para dar declaración y podría irme, mientras esperaba a la abogada sentada al lado de los 2 policías empezaron contar la historia desde su versión.

 

 

 

Narrativa

Se acercan 3 jóvenes, yo miraba fijo al moreno de cabello rizado, parece drogado, la mirada perdida, los ojos rojos, daba pasos de manera insegura, algo me inquieta, me venía observando desde varios metros antes, empiezo arrepentirme de traer una minifalda hoy, intento bajarla lo más que puedo, el joven pasa y siento su mano en mi muslo apretándolo con fuerza, me volteo con ira y le golpeo con mi mano la suya haciendo que me suelte, se queda perdido, busco a mi amigo, todo ha sido muy rápido, Popeye esta en la calle a unos metros, los otros 2 chicos lo golpean con el puño, uno le ha tirado el vaso lleno de cerveza que traía en la cabeza, el otro lo empuja con fuerza y lo hace caer, ambos le patean las costillas, no traen arma, ni navaja, mi amigo intenta defenderse pero no lo dejan ponerse en pie, es un golpe despiadado tras otro mientras ríen y le dicen “denos todo o lo matamos” él se cubre la cara a cómo puede con sus brazos, suelta un quejido con cada patada, se hace un ovillo, uno de ellos se le sienta encima mientras el otro le jala el bolso de la espalda, no puede moverse, lanzan puños a su cara, mi amigo con las palmas abierta intenta frenarlos.

Estoy de pie sin saber qué hacer, asustada, recuerdo tengo 3 meses de embarazo, mierda no importa qué me pase algo a mí, pero a mi bebé, es mi primer bebé, me han asaltado antes incluso me han apuntado con un arma, pero esta vez es diferente, tengo miedo, un dolor en mi vientre, un hueco sin fin, respiro con fuerza, el tercer muchacho esta en un trance, su mente vacila, no hace nada, debería agarrarme , quitarme el bolso, tal vez sus compañeros no planearon esto, fue el alcohol del momento, él esta tan sorprendido como yo, solo son unos idiotas drogados y bebidos, por mi mente empiezan a pasar todas las opciones posibles, está muy perdido, no ha hecho por dónde cogerme, mira a sus compañeros sin decir palabra, pienso, he hecho porrismo hasta ahora no debería ser peligroso, ¿ si aborto después? no, yo puedo, mi bebé es valiente, me toco el estómago con una mano, quédate en el vientre de mami haremos esto juntos, y echo a correr.

Corro a todo lo que me daban mis piernas, agitada, me falta el aire, esta oscuro, ¿por qué las malditas lámparas no sirven?, volteo atrás de reojo sin detenerme nadie me sigue, tal como pensé, continuo, trago saliva, mi garganta se seca, respiro por la boca estoy tan nerviosa que olvido respirar por la nariz, avanzo 2 cuadras y allá justo en la esquina del parque hay 2 policías.

Que alivio, los policías me ven y corren hacia mí, uno de ellos me pregunta “¿está bien? ¿qué le sucede?” no logro articular palabra, jadeo con fuerza, me tiemblan las manos, las piernas, contrólate me digo a mi misma, a cómo puedo con la voz ronca alcanzo a decir, “mi amigo, lo están, lo están golpeando” los policías no preguntan dónde, o quiénes, “seguro son aquellos” y echan a correr, trato de respirar con normalidad miro hacia atrás, la oscuridad no me permite ver a lo lejos, camino hasta la esquina del parque, está iluminado, al lado el bar abierto, un señor se encuentra sentado con las piernas cruzadas estilo indio sobre un muro, al acercarme lo suficiente me pregunta ¿qué fue lo que paso?¿se encuentra bien? Y me devuelvo a pensar…

Miro el reloj las 10:00 pm, salgo del trabajo, debo caminar 1 kilómetro por el centro de la ciudad hasta la parada del autobús, no llevo mucho dinero para pagar un taxi, el ultimo bus sale en media hora debo apresurarme. Popeye mi compañero y vecino me dice que le espere para irnos juntos, lo conozco desde hace años, es moreno de labios gruesos, pelón, y amable, es más joven que yo pero más alto, lo conozco por su apodo Popeye.

Vamos charlando, noto que algunas lámparas no funcionan, las calles están oscuras, no hay gente fuera de sus casas, la mayoría de locales cerrados y no pasan autos, bajamos por la cuadra del banco es menos peligroso, está más iluminada, hay más casas, a veces un guarda de seguridad hace rondas y cerca hay un parque y el bar donde hay gente hasta tarde, así que tomamos ese rumbo.

A media cuadra del banco, no hay luz, ni en la cuadra siguiente, veo a lo lejos 3 jóvenes, camisetas grandes y pantalones holgados, 2 de ellos ebrios, sonríen como idiotas, caminan tambaleques, traen un vaso en la mano aun con cerveza supongo, al lado afuera un tercer joven me ha estado mirando fijamente, capta mi atención, me preocupa, pienso en si me hace daño, manosearme, o quizá decir alguna estupidez obscena, Popeye me sigue hablando, pero no le escucho, la mirada del chico de enfrente, no me inspira confianza, lo mejor es estar atenta, todo pasa con rapidez y al instante mi amigo está en la tirado en la calle recibiendo una paliza.

El señor del muro me empieza hablar y me saca de mis pensamientos, intento esconder mis manos para que no vean cuanto tiemblan, así no se preocupara tanto, debo ser fuerte, le cuento lo de los 3 chicos y como salí corriendo con la esperanza de encontrar ayuda para mi amigo, era un señor canoso, pero no tan viejo, delgado, muy calmado a pesar de lo que le contaba, me decía que suele venir al bar y se sienta ahí en ese muro, le relaja, tenía rato de hablar con los policías, venían vigilando a los 3 jóvenes desde unas cuadras más abajo, en silencio solo escuche sus historias, me preocupada mi amigo, mi mente repetía el suceso una y otra vez.

Al cabo de un rato, el señor me dijo “si quiere la acompaño y los vamos a buscar a ver que paso” asentí con la cabeza, empezamos a caminar, mis piernas aun temblaban, caminamos al sitio donde le vi por última vez pero ya no estaban, solo había sangre en el suelo y cerveza tirada, un señor de gorra negra algo mayor de piel oscura se encontraba ahí le preguntamos por mi amigo “si yo los vi, es que yo soy guarda de aquí de estas casas, y cuando venía en bicicleta vi que estaban golpeando a un muchacho, me baje de la bici y saque este gas pimienta y me les fui encima y les eche y en eso vieron que venían los policías y salieron corriendo los 3, el muchacho fue el que más me sorprendió así todo golpeando se levantó y salió corriendo detrás de los otros y ahí iban los policías también” le dimos las gracias y caminamos hacia la dirección que el señor nos dios, andamos unas 3 cuadras más y lo vi, ahí estaba mi amigo.

Llegamos a la esquina, volteo a ambos lados y veo cerca del hospital viejo a Popeye de pie en la esquina, y a los dos policías, sentado en el suelo recostado a las latas de un lote baldío esta uno de los chicos que lo golpeaba, camino hasta dónde está mi amigo, la sangre le chorrea por la cara de un lado, los brazos raspados por el asfalto, la camisa sucia y manchada de sangre, en cuanto me ve ambos nos alegramos, los ojos se me llenan de lágrimas, gracias a Dios que está bien, me pregunta si me ha pasado algo, le digo que no, que he salido corriendo y me he topado a los policías en el camino, Popeye voltea a ver a uno de los asaltantes y le grita “vea pedazo de imbécil ella está embarazada, hijo de puta si hubiese perdido al hijo sería su culpa”, el joven en el suelo empezó a pedirme disculpas, parece que el guaro se le había bajado bastante, estaba más consiente, “perdón muchacha, yo no sabía en verdad perdón”, yo no le dije nada, no quise voltear a verlo le di la espalda, era un episodio que no quería recordar.

El señor que me había ayudado se despidió de nosotros, mi amigo le agradeció y yo igual, se marchó, los policías nos hicieron esperar a la patrulla y dijeron que nos llevarían a los 3 al OIJ yo debía dar declaración, aunque solo al que atraparon podrían encerrar, si hubiesen atrapado al chico que me toco hubiese podido demandar por acoso pero los otros 2 escaparon.

Una patrulla nos llevó hasta las oficinas del OIJ, eran la 1:00 am, el papá de mi hijo me llamo preguntando dónde estaba, le conté que en el OIJ se asustó mucho y me hablaba alterado preguntando qué hacía ahí a esas horas, le conté que a Popeye lo habían asaltado y golpeado pero yo estaba bien, a él se lo llevaron al hospital en ambulancia, yo solo esperaría a la abogada para dar declaración y podría irme, mientras esperaba sentada al lado de los 2 policías empezaron contar la historia desde su versión, por primera vez en la noche reí escuchando lo sucedido, termine de declarar, baje al primer piso, el padre de mi hijo me esperaba, corrió al verme, blanco de la preocupación, me abrazo con fuerza y al fin me sentí aliviada, segura, el alma me volvió al cuerpo, nos fuimos a casa.

royleni.vs
Author: royleni.vs

0

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. jesus chapa

    la trama me mantiene atento a lo que esta sucediendo bien

  2. romina

    Muy bien la narración, pero recuerda que no debes contar el cierre del apogeo, o sea, la resolución al inicio, eso quita ya la emoción que lograste.

Deja una respuesta

11 − seis =