Reto 13: alternancia cronológica

Trama

Prepararse para el instituto

Perder el minibús y tomar el bús

Lluvia torrencial

Salir corriendo de noche para llegar a tiempo

Resbalar en medio de la calle y torcerse el tobillo

Un auto baja rápidamente en su dirección y queda estática

Un chico la levanta y la pone salvo

Ella asustada corre a las puertas del instituto y es la última en entrar

Historia

Una noche de lunes una lluvia torrencial azotaba la ciudad, en medio de las bocinas y luces de los faros una chica vestida de negro, empapada por completo sufría arrodillada en medio de una avenida.

Sus labios temblorosos no pronunciaron palabra, sus ojos ensombrecidos no derramaba lágrimas y su rodilla temblorosa apenas la sostenía mientras un dolor punzante en su tobillo le impedía levantarse.

Se escuchaban gritos a su alrededor y el sonido de la bocina la aturdida, los faroles de un bus que se acercaba casi en cámara lenta la secaron incapaz de conciliar ese instante con los 15 minutos antes de una carrera imperiosa por llegar a tiempo a aquel ridículamente estricto instituto donde tenía que dar su examen.

Aquella carrera sin tregua que había hecho ya mil veces aquella noche tuvo un fatídico desenlace.

Su mente aturdida apenas logra tejer un hilo de pensamiento, “pronto cerrarían la puerta”, su mente intentaba correr a la puerta frente a ella pero su cuerpo no le respondía, su respiración entrecortada apenas dejó salir un suspiro cuando una mano fuerte se aferró a su brazo, la levantó con fuerza y sostuvo su cintura.

Aquel instante por poco le costó la vida, pero ella apenas podía ver a través de la lluvia el rostro asombrado de un joven de cabello apelmazado y ojos de lince. Su corazón aún turbado latía desaforado, sus ojos anularon sus pensamientos a aquellas pupilas negras de su Salvador que la sostenía tan cerca de su rostro que podía sentir su aliento cálido en sus labios.

En un instante Ana reconcilió el dolor punzante con la realidad y con un “gracias” rompió el silencio, desconectó su mirada de aquellos ojos con un poder casi hipnótico y corrió como pudo a las puertas verdes que se cerraban frente a ella.

Esa noche la puerta se cerró con más fuerza y ella fue la última en entrar.

anamica.white
Author: anamica.white

0

Deja una respuesta

3 × tres =