Reto 12: Superando la adversidad

Argumento

Adriana descubre que debe controlar su lucha interna, para que su situación no la domine, necesita un plan para emerger del acantilado en el que se encuentra su vida financiera.

Trama

1.       Embarazo: A los ocho meses de embarazo Adriana no cuenta con todo lo que necesita un bebé.

2.       Té de canastilla: Sus compañeros de trabajo organizan un té de canastilla para llevarle regalos al bebé.

3.       Nacimiento: El nuevo bebé trae consigo gastos.

4.       Licencia de maternidad: Situación difícil porque le Seguro Social tardaba en depositar el salario.

5.       Estudios: Debe abandonar los estudios para dedicarse al bebé.

6.       Fallecimiento de madre: Muere la madre de Adriana la cual era su amiga, apoyo económico y emocional.

7.       Guardería: Tiene que conseguir una guardería para el cuido de su hijo, pero esta se ubica muy lejos de su casa y lugar de trabajo.

8.       Encuentro con amigo: Se encuentra con un amigo quien le presenta a la dueña de una guardería cerca de su casa, se convierten en grandes amigas.

9.       Reasignación de puesto: Tiempo después puede ascender de puesto y contar con más ingresos.

Esquema Riguroso

1.       Gastos durante y después del embarazo: Aunque el embarazo fue un estado maravilloso, este trae consigo gastos en médicos, alimentación y por supuesto miedo a lo desconocido. Adriana es el pez más pequeño en la cadena alimenticia laboralmente.

2.       Té de canastilla: A los ocho meses de embarazo no contaba con un calcetín para sacar a su bebé del hospital. Sus compañeros de trabajo organizan un té de  canastilla para darle regalos al bebé.

3.       Licencia por maternidad: Genera un desequilibrio en los ingresos, por cuanto el dinero ya no es depositado quincenalmente sino hasta mes y medio después, la licencia es de tres meses. Cambia de trabajo por lo que su grupo de apoyo en el trabajo desaparece.

4.       Abandono de estudios: Tiene que abandonar los estudios para dedicarle tiempo al bebé, su madre fallece y no tiene quien lo cuide para ir a estudiar. Ella era su amiga de gran apoyo emocional y económico.

5.       Guardería lejos de casa: La situación económica tiende a ponerse difícil y debe buscar una guardería para el cuido de su hijo antes de que inicie el año. La guardería que consigue queda muy lejos de su casa y del trabajo, llega a menudo tarde porque la guardería la abren después del tiempo acordado y el servicio de autobuses es escaso. Por las tardes cuando recoge a su hijo toma un autobús que tarda más de una hora en pasar y debe esperar con él en brazos.

6.       Encuentro como amigo: Por la mañana cuando va a dejar a su hijo a la guardería se encuentra con un amigo, que le presenta a la dueña de una guardería cerca de su ciudad y se hacen grandes amigas.

7.       Reasignación de puesto: Gracias a que encontró una nueva amiga esta la ayuda con el cuido de su hijo para que pueda estudiar, cuando termina los estudios la ascienden de puesto lo que le genera más ingreso y esto hace que poco a poco la situación cambien.

Relato:

Desde niños nuestros padres siempre tratan de inculcarnos que el dinero no es lo más importante en el mundo, que existen cosas como la salud, el amor, compartir con los seres queridos, que son primordiales; sin embargo, con mi experiencia he llegado a la conclusión que esto no es del todo cierto, si no tenemos dinero no podríamos tener acceso a lo básico, atención médica, alimentación, servicios públicos y andaríamos por el mundo vagando sin un rumbo a merced de los demás.

Cuando eres madre primeriza ignoras lo que implica: leche, pañales, control prenatal, compra de vitaminas, pediatra y la lista es de no acabar. Sientes temor por lo desconocido  porque te enfrentas a algo nuevo de lo que no tienes control.

A los ocho meses de embarazo no tenía ni un calcetín para sacar al bebé del hospital, mi madre era mi amiga, mi apoyo emocional y económico pero tenía los gastos de la casa. En mi trabajo yo era el pez más pequeño de la cadena alimenticia, en cuanto a salario. Mis compañeros organizaron un té de canastilla para darle regalos al bebé lo cual fue una gran sorpresa.

Después de que nació mi hijo, me encontraba en una licencia por maternidad, generando un desequilibrio para nuestra economía, el dinero ya no se depositaba quincenalmente sino por tractos y en ocasiones pasaba hasta mes y medio para recibirlo.

En época navideña mi madre falleció, me encontraba triste, desorientada; pronto debía volver al trabajo sin tener quien cuidará a mi hijo. Emprendí una búsqueda para localizar una guardería, encontré una muy lejos de mi casa y trabajo. No tenía opción. Había iniciado en un nuevo empleo y no podía pedir vacaciones.

Por las mañanas, debía caminar mucho con el bebé en brazos para tomar un autobús que me llevara cerca de la guardería, donde me dejaba debía caminar unos quinientos metros bajo el sol o la lluvia, en ese tiempo no habían estas aplicaciones de taxis ni dinero para pagarlo. Muchas veces llegaba a la puerta y estaba cerrada porque la encargada aparecía hasta media hora tarde. Sudaba frío, debía tomar dos autobuses para llegar a mi trabajo y el servicio era escaso.

Muchas veces llegue a la oficina en el tiempo del café, me sentaba en el escritorio agotada y con ganas de soltar el llanto, el dinero se estaba acabando, gastaba el doble. Recibí muchas amonestaciones verbales y tenía que ingeniármelas para justificar mis faltas.

En una ocasión fui a recoger a mi hijo, estaba lloviendo potentemente, espere el autobús por una hora y cuando lo tome venía tan lleno que no alcanzaba un alfiler, me cedieron un siento porque llevaba al niño en brazos, estábamos mojados, junto a mí venia otra mujer con una niña que no dejaba de llorar, el calor era insoportable, las ventanas venían cerradas y los vidrios empañados. Poco a poco las personas se fueron incomodando y de pronto la niña se vomito en mi pantalón, todo el autobús olía a leche cortada. Ese día llegue a mi casa y no pude aguantar sollozar, la comida era escasa, estaba muy cansada parte de mi día era consumido viajando, apenas tenía tiempo para mí. Pedí muchas veces a Dios por que la situación cambiará, me encontraba desesperada.

A la mañana siguiente me encontré con un amigo que no veía en años, le conté mi faena diaria, él me presentó con una amiga que tenía una guardería cerca de mi casa, tenía un precio más accesible y podía llegar caminando. Nos hicimos grandes amigas, ella me ayudo con él cuido para que yo pudiera estudiar y obtener un ascenso en mi trabajo.

Un año después con mucho esfuerzo saque un técnico, lo que permitió solicitar una reasignación de mi puesto con el afán de mejorar la condición financiera. Lo logré.

Estoy de acuerdo que existen cosas más esenciales que el dinero, sin salud no podríamos disfrutarlo, sin seres queridos nos sentiríamos desolados, pero también considero que el dinero es un estímulo que nos ayuda a evolucionar. Pase diferentes situaciones por no contar con más solvencia económica, viéndolo ahora una circunstancia me llevo a otra para llegar donde me encuentro hoy. Si no hubiese viajado hasta esa guardería, no me hubiese encontrado con mi amigo que no veía hace mucho tiempo y él no me habría presentado a mi buena amiga que me ayudo para que yo estudiara, que se preocupa hoy en día por mi bienestar y no tendría la bendición que tengo con mi trabajo, por eso todo tiene su razón de ser y su tiempo.

Adriana Chavarría C.

“Conserva en tú memoria durante el resto de tus días las cosas buenas que surgieron de las dificultades. Ellas serán una prueba más de tú capacidad, y te infundirán confianza ante cualquier obstáculo” Paulo Coelho.

 

adricha_0501
Author: adricha_0501

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    recuerda que tu argumento debe vendernos la historia…
    Esquema muy bien, relato… Piensa en el lector.

Deja una respuesta

2 + nueve =