Reto 12. La moneda me abandona.

Recuerdo el contexto cuando tuve mi primer ingreso, en el momento que trabaje durante tiempos de vacaciones, mi primer propósito del trabajo era para el ahorro de una Lap Top. El trabajo lo resentía muy pesado a comparación de lo que me pagaban, pero la satisfacción de que podía comprar algo de lo que no necesitaba permiso para usarlo.

 

La meta era simple, tendría que ahorrar por tres meses sin gastar en nada indispensable, por lo que era simple, pero lo que se ponía a prueba era mi fuerza de voluntad y decisión de administrar el dinero, fue cuando me di cuenta que el manejo del dinero no era fácil con lo cual lidiar. La seducción de insignificancias era más fuerte y más fuerte con el paso de los días, comida chatarra, refrescos, en algunas ocasiones ser el que pagaba la cerveza con los amigos de la universidad. ¿Por qué era fue tan difícil de llevar a cabo la meta? Los cuestionamientos se volvían más presentes al igual de querer gastar el dinero, de dónde emanaban esas sensaciones porque era tan díficil. Cuando término el primer mes, no era evidente el concepto de discusión de mi mente que formaba la mesa redonda entre mis diferentes ideas y percepciones.

 

Ajenas entre sí discutiendo sobre la decisión final sobre cada tema que se acercaba a mis intereses y sobre las consecuencias que se producirían después de cada elección prometida pero no cumplida la responsabilidad era la que cargaba con ella la espada de la responsabilidad, pero el deseo indeciso siendo el que toma la última palabra de las diferentes decisiones que giran en torno al dinero, el escudo de los gastos innecesarios era que se compraría después.

 

Ese escudo se utilizó una y otra y otra vez, hasta que el tiempo de mis vacaciones se había concluido y me mencionaron la idea de que trabajara y estudiara a la vez, pero el tiempo no abasteció lo suficiente para ambas responsabilidades, lo que dejo mi propósito de comprar la Lap Top, no se consiguió y se quedo suspendido hasta que se consiga un nuevo ingreso.

 

La tentación de gastar el dinero en un momento innecesario, no me dejo nada por consiguiente dejando los ideales que se desperdiciaba en los ideales diferentes de lo que se quiere pero lo que dejara mucho más utilidades y satisfacción de las responsabilidades.

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

poetadeblas
Author: poetadeblas

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    nos falto subir el reto completo para revisión

Deja una respuesta

diez − siete =