RETO 12: ESQUEMA RIGUROSO “Un mejor futuro”

ARGUMENTO:
Un joven de 22 años que cursa el último semestre de su carrera, vive en casa de sus padres y su novio también, buscando la independencia atraviesa por obstáculos y situaciones adversas, luchando por un mejor futuro encuentran una sorpresa.
TRAMA Y ESQUEMA RIGUROSO:
1.- Inquieto en el parque. Expresando necesidad de un mejor futuro, planear y tomar oportunidades nuevas.
2.- Recabando información en el trabajo. Una luz en el camino se ve nublada por los requisitos de la empresa. decaído y me doy por vencido.
3.- Una opción en el camino. Convencimiento, negación y miedo.
4.- Proceso de selección. Alternativas y titubeo, palabras alentadoras y decisiones finales.
5.- Estrés en casa y en la universidad. La incertidumbre y el trabajo se juntan, la espera de un sí, últimos trámites y entrega prematura.
Caminando rumbo al parque alegre de poder mirar esos ojos color jade que iluminan mis días, pensaba inquieto, no sabía como decirlo, quería construir junto con mi novio Adán un hogar, salir de casa de mis padres a pesar de que eran felices de tenernos con ellos, llevaban apoyándonos casi un año, deseaba seguir adelante y trabajar juntos por un mejor futuro.
Sentados en una banca escuchando risas de niños y viéndolos jugar le comenté que tenía planeado postularme para ser promovido, que estaba seguro de mis habilidades y de cubrir los requerimientos del puesto, sonriente dijo que me apoyaba por completo.
Pregunté a mi jefa cada detalle y me alentó a seguir en el proceso diciéndome que tenía mucha capacidad y que sabía que lo lograría. Pactó una cita para mí con el asesor comercial.
Al inicio de la entrevista tuve las manos sudadas , conforme el asesor recababa información los nervios se desvanecían, al finalizar me dijo que tenía las habilidades necesarias para el puesto y que además sería el candidato ideal si tuviera 25 años, era un requisito y la empresa solo hacía excepciones de un año menos, pero yo tenía únicamente 22. Me despedí y le agradecí su tiempo.
Caminando a casa pensaba entristecido que mis planes se venían abajo, no podía adelantar el tiempo para cumplir con el requisito de edad y me frustre.
Le conté a mi novio lo sucedido, me abrazó y dijo que las cosas irían mejor, antes de que finalizará la oración una loca idea se me vino a la mente y con una sonrisa en el rostro le dije que se postulara él. No quiso porque apenas tenía 24 años y además no se sentía apto para el puesto por no tener tanta experiencia y habilidades, hablamos durante horas, lo traté de convencer pero no accedió.
Durante un par de días él me evadía, pensé en darme por vencido pero antes le dije que estaría siempre a su lado para apoyarlo, enseñarlo y con paciencia y dedicación podríamos salir juntos adelante, él tenía la edad y yo la experiencia, que juntos seríamos un gran equipo, sonriente y con su mirada de jade clavada en mí asintió dudoso y lo abracé con mucha fuerza.
Le contacté al asesor al día siguiente y le expliqué la situación, accedió a entrevistarlo de inmediato. Le conté a Adán y se asustó. Lo entrevistaron y le dieron la oportunidad de reunir todos los documentos, tenía menos tiempo porque el proceso ya estaba empezado, le dieron una larga lista de lo que debía reunir.
En la universidad tenía muchos proyectos ya que estaba en finales de la carrera, estábamos estresados, él estaba renuente de hacer el proceso porque era muy tímido y le costaba mucho realizarlo solo, lo convencí de esforzarse. Hice tiempo entre clases para terminar unos trámites que le pedían, tuve que faltar a varias clases importantes y atrasarme un poco en los proyectos.
Al reunir todos los documentos los enviamos, esperamos respuesta y al segundo día apareció en la bandeja de entrada de su correo un formato para llenar con datos personales la cuadrilla que conformaría su equipo, al final del correo tenía que la fecha límite era la semana entrante.
Éramos únicamente él y yo por lo que no sabíamos que hacer, llenamos la información, la enviamos con los posibles miembros del equipo sin tener la certeza de que nos apoyarían.
Lo llamaron en un par de días diciéndole que en una semana comenzaría a laborar, normalmente el proceso duraba un mes para capacitarlo y reunir el equipo, pero era urgente ocupar el puesto. Los niveles de estrés nos invadieron, después de largas horas de conversación y sin otra opción publicamos en una red social sobre vacantes para trabajar.
Los días siguientes entrevistamos horas y horas, pero antes del día de entrega pudimos reunir el equipo trabajando juntos y sin darnos por vencido, tantas horas de incertidumbre y esfuerzo por fin habían dado frutos.
 
                                                                         Moises Benav.

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

zeltic24mh
Author: zeltic24mh

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. romina

    argumento es poner la lupa en la problemática, con ello vendes o presentas tu historia.
    Relato nos falta soltarnos… conectar.. no tengas miedo a decir.

Deja una respuesta

tres × 2 =