RETO 12

ARGUMENTO

Tras haber perdido un concurso de la taza de excelencia, la empresa de Rildo y sus socios corría peligro, junto a su posicionamiento en el mercado, perdería muchos clientes y casi toda su inversión en aquellos lotes de café.

TRAMA Y ESQUEMA RIGUROSO:

1.           Taza de excelencia: En el concurso. Perdida de dinero.

2.         Empresa: Habían confiado en ganar aquel concurso.

3.        Inversión: Prestamos y compras realizados.

4.         Posibles soluciones: Con la perdida de aquel concurso, solo quedaba vender aquellos lotes de café en precio bajo, ofrecer a nuevos compradores.

5.        Estabilidad comercial: Creamos mecanismos para formar precios, controlando costos y separando las finanzas personales de la empresa.

6.        Reflexión: No volver a confiarme y medir posibilidades.

Habíamos llegado a clasificar, en la taza de excelencia, era la mayor competencia de cafés especiales. Promperú, Devida y la comunidad cafetalera de Cajamarca, harían una gran subasta, del café que ocupara el primer lugar, en representación de la Región Puno estaba (CANDELARIA­CAFÉ GOURMET) y (COMEXUR LDTA.) Al no ocupar el primer puesto la empresa tubo perdida de dinero por todos lo lotes de café que habían comprado a los productores.

El año pasado habíamos ocupado el segundo lugar en el mismo concurso, era nuestra primera vez participando en un concurso de dicha categoría, ello nos dio la confianza de ganar en esta oportunidad aquel concurso. No medimos las posibilidades de perder.

Con diversos prestamos realizados y deudas, logramos comprar dos lotes de café, a muchos de los productores de la selva Puneña, todas aquellas compras realizadas estaban siendo desvalorizadas por el resultado obtenido.

Con toda esa crisis que se avecinaba, los lotes tenían que ser vendidos a precios menores de lo establecido y eran ofrecidos a nuevos compradores. Que de echo eran muy difíciles de contactar, había mucho dinero en juego, no solo el mío, sino de toda la empresa y sus trabajadores.

Habiendo realizado muchos esfuerzos y con ayuda de los inversionistas, habíamos logrados estabilizar toda aquella perdida, creamos mecanismos para formar precios, fortaleciendo la calidad de información financiera y profesionalizar los procesos de precio. Controlando costos, la empresa gastaba solamente lo necesario. Fijando un salario para cada socio y respetando estrictamente lo acordado, se logro vender cada lote teniendo una perdida mínima.

Esto fue como una enseñanza, después de esto no podía confiarme en resultados que ni siquiera habían salido y medir la posibilidad de perder. Porque si bien teníamos el objetivo de ganar, no solo era el nuestro, también las demás empresas tenían esa meta. No debíamos dar por echo el resultado de aquel concurso, sin medir que podíamos perder.         

0

Deja una respuesta

16 − uno =