Reto 11″angél guardián”

Argumento:

Diagnosticado con apendicitis en una fase avanzada y el tiempo jugándole en contra, el pequeño Francis es trasladado con urgencia al hospital del pueblo, sin embargo la falta de especialistas y la gravedad de su situación le obligará a tomar un viaje interminable hasta la ciudad más cercana, su angustiada madre le acompaña en este recorrido sin saber lo que el destino les depara.

Trama:

*Síntomas imparables: las náuseas, fiebre y escalofríos del pequeño Francis volvieron pese a haber sido medicado por su madre. 

*dolor desgarrador: un dolor insoportable en la parte derecha del vientre poco usual los alerta. 

*Visita al médico: la madre decide llevar a su pequeño al consultorio de un médico conocido del pueblo. 

* diagnóstico: después de la ecografía el médico les informa que el niño tiene apendicitis en fase avanzada y requiere operación. 

*camino al hospital del pueblo: se dirigen al hospital del pueblo para que se realice la operación. 

*informe desalentador: el hospital no cuenta con especialistas para ese tipo de situación. 

*viaje a la ciudad: madre e hijo son trasladados en la Ambulancia a la ciudad más cercana. 

* carretera peligrosa: debido a las lluvias de temporada la carretera se llenó de fango, dificulta el tránsito del vehículo y lo torna peligrosa.

*llegada al hospital de la ciudad: Francis es llevado a la sala de emergencias a los minutos de su llegada al hospital. 

*sala de operaciones: el niño se queda dormido por la anestesia e inician la operación. 

*operación exitosa: la madre visita al pequeño después de la operación, sonríe al verlo y lo abraza. 

                                                                Relato

 Una aparente indigestión hizo que el  pequeño Francis cayera en cama. La fiebre, vómitos y escalofríos volvieron pese a ser medicado con la receta que le dieron a su madre en la farmacia de confianza. El insoportable dolor se apoderó haciéndolo gritar alarmando a todos en casa, su hermano mayor aconsejó llevarlo al consultorio del médico conocido por el pueblo.

 Un hombre alto con canas les atendió, revisó al muchacho y no encontró nada inusual, finalmente optó por realizarle una ecografía para tener un diagnóstico preciso, un aparato recorrió su vientre mientras el médico apuntaba en la pantalla, no había dudas, tenía una inflamación del apéndice y no sólo eso, debido al tiempo transcurrido corría riesgo de reventar en cualquier momento e infectar con los fluidos a los órganos cercanos, era necesaria una operación pronto.

Se trasladaron al hospital del pueblo, madre e hijo entraron por la puerta de emergencia, en su camino se encontraron con una enfermera que les atendería en un instante. Hizo un par de llamadas y nos comunicó que la operación debía realizarse en el centro médico de la ciudad, debido a que dichas instalaciones contaban con especialistas y mejores equipos. 

El viaje duraría alrededor de 2 a 3 horas, una ambulancia los esperaba y pusieron en marcha una vez acomodados, su madre iba sosteniendo el suero que le habían conectado en la vena de la mano que se movía al mismo tiempo que el vehículo, la brusquedad que lo hacía nos daba un indicio del mal estado de la carretera, las llantas patinaban en cada curva por el fango formado por las lluvias de temporada tornándola peligrosa, al mismo tiempo el dolor en el vientre del pequeño eran intensos. 

Llegaron a la ciudad, los recibió las luces de las calles y algunas gotas que caían sobre sus cabezas, se llevaron en una camilla a Francis en dirección a sala operaciones, su madre tuvo que separarse de él fue una decisión difícil, pero sabía que estaría bien, puso su corazón en las manos de los médicos y de Dios. 

En las sala de operaciones el muchacho vio personas de blanco caminando de un lado a otro, le inyectaron algo en la columna y se durmió. 

Despertó y buscó con la mirada a su madre, se sentía débil y con mucha sed, alguien le tomó de la mano y le beso la frente 

-estoy feliz de verte despierto – dijo una voz familiar 

La operación había sido exitosa y no hubo mayores complicaciones sólo era cuestión de tiempo para regresar a casa, su madre lo abrazó despacio y rozó sus manos sobre las mejillas de su valiente niño, y él por su parte le agradeció por ser su ángel guardian. 

Francis C. S

renorseless96
Author: renorseless96

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Argumento y trama muy bien, no olvides en el relato la conexión: no solo decir, hacer sentir.

Deja una respuesta

5 × uno =