RETO # 11 UNA FE PUESTA A PRUEBA.

ARGUMENTO: (fe a prueba) María es una joven que asume la responsabilidad de hacerse cargo de sus dos hermanos mientras su madre se encuentra fuera del país, su desempeño laboral se ve amenazado por su condición física. Hace caso omiso a los signos que le advierten el gran peligro en el que se encuentra. Gracias a una caída que tiene durante un retiro decide visitar a su médico, más no se imagina lo que está a punto de enfrentar. Miles de exámenes y un panorama desalentador. María tiene un consuelo en la tribulación. Su fe se pone a prueba. María decide que el crisol del dolor y la enfermedad no la quemarán.

1)      Nuestros Padres. Madre de María se va del país en busca de mejores oportunidades. María queda a cargo de sus hermanos.

2)      Rendimiento laboral. El rendimiento laboral de María comenzó a bajar.

3)      Signos de peligro. Sus fuerzas físicas, estado anímico y síntomas extraños empiezan aparecer.

4)      La caída. Gracias a una caída que tiene durante un retiro decide visitar a su médico.

5)      Exámenes y diagnóstico. María no se imagina lo que está a punto de enfrentar, muchos exámenes y un panorama desalentador.

6)      Un consuelo en la tribulación. María es consolada por su novio.

7)      Fe a prueba. Al sentirse abandonada por el Señor, ella le abandona también.

8)      Decisión final. Decide aprender y enfrentar el dolor.

 

 

Nuestros padres siempre serán irremplazables en la vida de sus hijos es algo en lo que siempre he meditado, sobre todo en aquel momento en que mi Madre en busca de mejores oportunidades decidió irse a otro país, mis hermanos al no saber sobrellevar su tristeza se metieron en muchos problemas, me enfoque tanto en ellos y en las responsabilidades de mi hogar, que terminé olvidándome de mi misma, mi rendimiento laboral comenzó a bajar, llegó un momento que al salir del trabajo me quedaba dormida en el comedor después de cenar, me sentía sin fuerzas, sin ánimos de nada,  por un momento me di cuenta que marearme al despertar no era normal, mi tez pálida, la excesiva pérdida de peso y los comentarios de la personas en cuanto a mi desmejorado aspecto físico empezaron alármame, pero no tenía tiempo para detenerme a pensar en eso.

No fue sino, hasta aquel día, que en medio de un retiro con un grupo de jóvenes tuve un pequeño accidente, podría decir que ese retiro me salvó la vida, recibí un fuerte golpe al caer de espalda con una joven entre mis brazos. Saliendo de allí, decidí finalmente ir al doctor, la verdad tenía miedo porque sabía que algo andaba mal, después de dos horas de espera, la enfermera anunció mi nombre, le expuse mi situación al doctor y él me envió hacer una serie de exámenes, el primero de sangre y luego unas placas, al tener el primer diagnóstico, su semblante un poco sorprendido me dijo que tenía anemia profunda, una desviación en mi columna en forma de S y un nervio inflamado en la parte baja de la espalda, todo esto a causa de estrés.

Más que el diagnostico en sí, fueron los siguientes exámenes que me mando hacer lo que me hicieron entrar en pánico, dijo que había que descartar las posibles causas de la anemia. Esta vez tenía que someterme a exámenes para descartar VIH y un posible aborto, honestamente me molesté mucho con el doctor, porque me quería someter a ultrasonidos cuando yo estaba segura que no podía haber perdido a un bebé que nunca existió, sin embargo, lo hice. Durante la espera le escribí angustiada a mi novio. El me consoló con sus dulces palabras y por la noche cuando llegó me dió el abrazo más sincero que pude haber experimentado en esos tres años de noviazgo, sentí que me abrazó hasta el alma y suspiró como agradecido de tenerme a su lado. Al final, el doctor no logró descubrir la raíz de la anemia.

Dicen que muchas personas se acercan a Dios solo en los momentos de tribulación o una necesidad, a mí me estaba pasando todo lo contrario, me sentía abandonada por él así que por un momento le abandoné yo también, nunca renegué de mi fe, pero en ese momento estaba siendo puesta a prueba, el crisol del dolor nos puede convertir en mejores personas o puede sacar todo lo peor de nosotros. Decidí después de todo eso que iba a sacar provecho de mi enfermedad, se la ofrecí a Dios y decidí iniciar un proceso largo de recuperación, mis hermanos tuvieron que hacerse cargo de ellos mismos y yo también, mejoré mi alimentación, inicié a ir al gimnasio, ahora recurro a mis amigos cuando me siento estresada, mi vida se ha vuelto más interesante desde entonces y me siento incluso más feliz.

1

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    AL argumento le sobran cosas, recuerda que debes ver dónde poner la lupa. EL texto muy bien, pero ya debes comenzar a exigirte en la corrección.

Deja una respuesta

16 − cuatro =