Reto 11: ¿Qué era realmente?

Argumento:

Ariana, un niña de 10 años comienza a presentar síntomas realmente dolorosos, es internada a un hospital pediátrico y poco después desencadena una preocupación que lleva a sus padres y médicos buscar la verdadera respuesta de su malestar.

Trama:
1.- La familia visita a los abuelos.
2.-Presentación de síntomas como: Fiebre, fatiga, dolores pélvicos.
3.-Desmayo.
4.-Mal diagnóstico y malas noticias.
5.-Amenaza a padre.
6.-Se presenta la verdad.

Contexto:
Todo gira en torno a mis 10 añitos, íbamos de camino a la encantadora casa color durazno de mis abuelitos, me dolía mucho la parte baja del vientre pero no dije nada para que mis padres no se preocupen y porque deseaba probar la sopa de fideos con queso de mi tía.
Los síntomas comenzaron a hacerse visibles ese día, mis mejillas comenzaron a tornarse máa rojas de lo normal, mis ojitos presentaban ojeras que no eran normales en una niña de 10 años, mi frente ardía y mi estado de ánimo cambió totalmente.
Cuando mis padres me vieron inmediatamente me llevaron a urgencias al “Hospital Pediátrico Baca Ortíz”, todavía recuerdo la extrañéz y miedo en sua rostros, ya que no era alguien que se enfermaba.
Me ingresaron a una sala fría y totalmente blanca, sacaron una aguja realmente enorme y me sacaron la cantidad de sangre necesaria para poder obtener los resultados de lo que provacaba en mi los síntomas antes mencionados.
Por días pasé internada, compartiendo habitación con una niña igual de pequeña que yo, lo pálida que era me recuerda a las mañanas que se reflejaban por la única ventana localizada a un costado de mi cama.
Los dolores eran cada vez más fuertes y no tenía idea de lo que pasaba con mi cuerpo, ni el porqué no me permitían comer lo que a mi compañera de cuarto le ofrecían.
Una mañana, un tanto opaca, avisaba la llegada del invierno a mi ciudad. Me extrañó mucho cuando una enfermera entró a mi habitación y me llevó a un cuarto oscuro donde frente a mi se encontraba una plancha de metal y un olor a desinfectante característico de los hospitales, después de 10 minutos estaba rodeada de un médico y varios internos, revisando mi miembro. Era niña, no sabía que ocurría conmigo ni lo que estaba sucediendo con mis padres allá afuera.
Recuerdo a Lula, una señora que me hacía preguntas realmente extrañas sobre mi familia y el cómo me trataba mi padre (Principal sospechoso).
Me asustaba de alguna forma porque mi padre siempre fue y es el ser más amoroso del mundo y nunca haría daño a nadie…
Mi mamá me contó poco después que el médico en su diagnóstico había puesto que mi himen habia sido desgarrado, es decir, había tenido una violación. Cosa que NUNCA pasó.
Otro médico quería confirmar mi situación, así que volví al mismo procedimiento de la plancha metálica, donde este pudo ser capáz de contradecir lo del primero y afirmar la ineptitud que presentaba.
El diagnóstico final y verdadero fue: Infección urinaria. No me imagino el dolor que habrían sentido mis padres pensando lo peor, ya que dando gracias a Dios nunca nadie me ha tocado de una mala forma.
Mi infección se fue yendo de apoco con medicamentos que el segundo doctor me recetó. Ahora es un tema del cual hablamos y comentamos que habría pasado si nadie más revisaba….

ariana.pastaz
Author: ariana.pastaz

0

Deja una respuesta

15 + dos =