Reto 11: Explosión mental

Argumento:

 Karen ha obtenido un puesto importante en la empresa. Lucho por ello y por fin ve el fruto de su trabajo. Pero las consecuencias de sus actos vienen por ella. ¿Habrá valido la pena?

Trama:

1-Reunión en la empresa: Hay reunión en la empresa, habrá cambios importantes en el personal. Nombran oficialmente a Karen, la nueva administradora.

2-A ciegas: Sin un guía, investiga y estudia en qué consisten sus nuevas labores. Nada es un impedimento para ella.

3-La primera señal: El dolor comienza como una leve punzada en la cabeza, que ignora porque está trabajando y pone toda su concentración en ello.

4-Inmersa: Mientras las semanas pasan, sus responsabilidades la absorben, sigue ignorando su malestar. El dolor de cabeza llega a un punto insoportable.

5-Cita médica: Sale de la oficina porque debe visitar al médico.

6- Descanso obligatorio: Sabe que es arriesgado pedir días de descanso cuando apenas lleva unas semanas como administradora, pero debe pensar en su salud primero. Debe relajarse completamente.

Relato:

Explosión Mental

La oficina suele ser un lugar silencioso y frío, sobre todo, cuando viene el jefe. Su semblante serio provoca una tensión en el ambiente difícil de explicar. Pero esta vez es diferente, estamos de celebración por llegar a la meta del mes. Hoy tenemos una reunión importante, y habrá cambios en la administración.

Mis compañeros y yo conversamos, mientras los encargados organizan todo, y eso incluye la música, que, aunque no está a un volumen alto, nos pone en un ambiente de buen humor Es una de esas pocas mañanas agradables. Me preparo un café y voy por galletas para acompañarlo. Me siento al lado de Daniel, y me cuenta que espera que lo nombren jefe de los técnicos. Yo tengo pocas expectativas, pero conservo la esperanza. Llega el momento esperado, por fin harán los anuncios que estamos esperando. Algo dentro de mi renace cuando escucho mi nombre en voz alta, anunciando que soy la nueva administradora, me quedo sin palabras.

Todo pasa muy rápido. Básicamente me dijeron, “Este es tu lugar y estos tus nuevos problemas”. El lugar es un desastre de papeles. La capacitación que tuve fue muy simple, no comprendo hasta donde llegan mis responsabilidades, pero me pongo manos a la orden de inmediato. Una punzada en el lado derecho de mi cabeza, comienza a molestarme. No le doy mayor importancia y continuo mi labor. Las primeras semanas son difíciles, pero no me rindo, a pesar de que la molestia no me ha abandonado. Lo sigo controlando con las pastillas comerciales como Contac ultra, pero he llegado a un punto donde ya no son suficientes, siento que la cabeza me va a explotar en cualquier momento. No tolero ni el más mínimo ruido a mi alrededor, los murmullos me llegan como relámpagos. ¡Ya no puedo más! El teléfono no deja de sonar y sonar. Siento que mi cerebro va a explotar. El dolor está en un punto insoportable, que debo retirarme del trabajo para ir al médico a una revisión. La espera afuera del consultorio se me hace interminable.

Después de unas preguntas de rutina y una revisión general de mi estado, me diagnóstica que mis migrañas son causadas debido al estrés. Admito que no he descansado lo suficiente, y siempre estoy pensando en el trabajo, en los pendientes que tengo que resolver al día siguiente. Toda mi vida gira alrededor de eso. El doctor me recomienda alejarme del ajetreo y que descanse todo lo que pueda, al menos por unos días y bajar mi ritmo laboral.

Charlo con mi jefe, y es más comprensivo de lo que hubiera imaginado; me concede un par de días para relajarme totalmente, los cuáles pienso aprovechar para cuidarme y relajarme. Darle un descanso a mi mente, porque yo soy lo más importante para mí.

 

Karen Salas

kayuri.books
Author: kayuri.books

2

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    El argumento debe poner la lupa en la problemática, aquí no sabemos de qué va… Trama y relato muy bien.

Deja una respuesta

dieciseis − quince =