Reto 11 ENFERMEDAD RAR

ENFERMEDAD RARA

ARGUMENTO:

Alexandra una joven soñadora que odiaba los hospitales, pero un descuido en su salud provoco una enfermedad rara que la llevo a visitas frecuentes. Siendo víctima de su pasado emprende una lucha de supervivencia.

 

TRAMA:

PRIMEROS SÍNTOMAS. Un dolor en mi pecho que traspaso a mi busto y estomago sin poder respirar.

TRANSFORMACIÓN. El espejo reflejaba lo cambiada que estaba. 

HOSPITAL. El medico fue muy amable no eran ningún gruñón.

EXÁMENES. Aplicaron anestesia porque no soportaría ese momento. El examen era una endoscopia.

EMPEORABA. Los sobres no hicieron efecto seguía sin mejorar.

 RESULTADOS. Gastritis crónica, Helicobaster Pylori, estrés crónico.

TRATAMIENTO. Tomar tres pastillas de mañana, tarde y noche incluyendo un jarabe.

UNA RECAÍDA INEXPLICABLE. Pasar horas en el baño con un dolor de pecho y vomito.

ESPERANZA.  Pronto volveré a estar bien  y continuar  con mi vida. 

 

DESARROLLO:

Adoraba las noches frías, cuando llovía me convertía en una niña inocente y salía a bailar, sin importarme que después terminaba congela echando tres colchas sobre mí.

Me encontraba en mi mejor sueño, un campo lleno de girasoles rodeado de familias contenta, se respiraba aire puro que alegraba a mi corazón. De repente pase a una pesadilla sentí un dolor en mi pecho que traspaso a mi busto y estomago sin poder respirar, desperté de un susto buscando un vaso de agua para que el dolor me pasara (fue el comienzo de todo). Volví a la cama y desde ese día los dolores continuaron diariamente por arte de magia se me dificulto digerir el alimento.

Paso un año me observe en un espejo sucio tenía tiempo sin ser limpiado, pero reflejo lo que era, una joven ojerosa, con un peso de 40k, un rostro pálido y sin fuerzas, estaba muerta en vida. Los vecinos decían que moría de amor, estaba en malos pasos, era anoréxica y millones de cosas más. No sabía que ocurría conmigo por eso no les respondí y dejé que hablaran.

Mi familia noto esos cambios, decidieron llevarme al médico al principio me opuse, pero aquellos dolores me obligaron a ir ¡detesto los hospitales! El medico fue muy amable no eran ningún gruñón. – ¿cuéntame todo y desde cuando estas así? Pregunto. Me dio confianza y le conté mi rara historia de cómo empecé. Después de escucharme hizo gesto de saber que tenía, me receto solo unos sobre hasta esperar los análisis.

 Mi cuerpo temblando, acostada en una camilla con una bata blanca y cuatro especialistas a mi lado vestidos de blanco (pensaba que estaba en el cielo).

– ¿Cuántos años tienes? ¡Tranquila todo estará bien!

Ella me observaba con una mirada tierna 19 le dije y sonreí. Me aplicaron anestesia porque no soportaría ese momento. El examen era una endoscopia.

Los sobres no hicieron efecto seguía sin mejorar, cada vez comía menos y los dolores me quitaban el sueño. Después de semanas obtuve los resultados volví a una cita con el médico, tal como lo sospecho: gastritis crónica, Helicobaster Pylori, estrés crónico. – ¡Todo eso me tiene así! respondió moviendo la cabeza “si” no podía creer, que un pequeño descuido provocara tanto, llore mucho me sentía culpable y a la vez enojada que esa bacteria no fueran mariposas de amor. Me estaba matando.

Comencé con un tratamiento, fue difícil tomarme tres pastillas me llenaba de agua y no de comida, con el jarabe no sufría. Solo dio efecto un 30% es decir comía 3 cucharada más, pero los dolores seguían. Una de las peores recaídas que tuve fue pasar horas en el baño con un dolor de pecho y vomito sentía que me estaba quedando ya ni el agua me salvaba. Me llevaron de urgencia al médico, pase tres días internada y con oxígeno.

El tratamiento fue cambiado solo obtuve un 50% de mejoría es decir ni bien ni mal, me mandaron a realizar otra vez exámenes y el resultado dio negativo (es decir me había recuperado de la bacteria, la gastritis estaba controlada, pero ese estrés conducía a algo que no lograron detectar los médicos estaban sorprendido), las visitas en el hospital eran dos veces por semanas (se convirtió en mi segundo hogar).

Llevo cuatro años en este estado, sin tener un diagnostico exacto (las recaídas son de vez en cuando) todos dicen que soy un caso especial y así me siento. Puse de mi parte dejé de ser negativa porque mis emociones ocasionaban el dolor (esa enfermedad conectaba con todo mi cuerpo por eso es rara). Me acostumbre a mi enfermedad, las pastillas, el agua, verme delgada, etc.

Retome mis estudios, hago deporte, asisto a mis clases de baile, veo tutoriales de maquillaje, escribo y sonrió porque esa es la mejor medicina que encontré para mi salud, mantengo una fuerza y fe de que pronto volveré a estar bien ¡Ah! Y lucho por mis sueños. Realizo todo esto para mantenerme activa y continuar mi vida como si fuera normal.

Alexandra Tomala

tualexa
Author: tualexa

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    El argumento debe poner la lupa en la situación, en el problema. Vuelve a leer el reto en el libro. Trama muy bien, y relato solo no olvides corregir.

Deja una respuesta

1 × cinco =