RETO 10: Sangre en el sistema.

– No me apetece hablar sobre mí. -dije algo grave, pero en un tono amable.

– ¿Te parece si hablamos de lo que te rodea entonces? Lo que sucede día a día desde tu perspectiva. -el psicólogo me veía con atención, sus ojos platinados clavados en mis expresiones.

-Bien -revise por tercera vez el reloj de mi muñeca izquierda, solo habían pasado cinco minutos de la sesión.

-¿Escuchaste del nuevo sistema de estatus social en China? -el silencio perduro por unos segundos antes de que retomara- Se basa en un puntaje de acuerdo a la calidad de tus acciones, cosas como apoyo a la caridad o publicaciones positivas en las redes, el puntaje aumenta o disminuye según el rango de cada acto. 

-¿Qué pasa si tienes un puntaje bajo? -indague curiosa por elección del tema.

-Se pueden tener restricciones para acceder a lugares con prestigió, hospitales privados, restaurantes finos, vuelos en primera clase, etcétera, pero si cuentas con un alto puntaje puedes hasta recibir promociones de distintas membresías y empresas, internet más rápido y cosas que se le parecen- parecía entusiasmado en la conversación, debe ser difícil escuchar todos los días las opiniones de las personas y no tener quien escuche las tuyas.

-Pensé que habíamos dejado la discriminación atrás, pero solo la innovamos con nosotros -me dejé ir con lentitud, las palabras se desvanecieron en la punta de mi lengua.

-Al parecer en estos días, el estatus social es más importante de lo que debería, cualquier cosa que hagas o digas puede ser reflejado por ese medio -afirmó antes de ponerse de pie frente a mí, invitándome a seguir hablando.

-O tal vez lo que finges hacer o decir.

– ¿A qué te refieres? -comento recorriéndome con aquellos ojos prejuiciosos.

– ¿Cómo saber si la vida que muestras es en verdad la que vives? Me sería sencillo visitar un refugio animal y tomarme una foto cuidando de los animales, pero después del flash de la cámara, podría con facilidad tomar mis cosas e irme, sin embargo, todos pensaran que soy una amante de los animales y una puritana cuando vean la foto, aunque sea una mentira de la que nadie se enterara, creo que la pregunta que deberíamos plantearnos es ¿Cómo saber que alguien es real?

-Al menos un parte de ello debe serlo, no puedes vivir entre tanta falsedad, el ser humano no lo soportaría, vaya la redundancia, sería inhumano.

-No lo creo -repliqué-, una imagen arrogante de como deseamos que los demás nos vean es parte de nuestras vidas, ni siquiera nos damos cuenta de que llevamos una máscara puesta- hago una pausa para tragar saliva y retomar el aliento-, nos cubre desde los odios a la punta de la nariz, no somos capaces de ver la realidad, no nos presentamos la realidad y eso es muy útil entre naciones.

-Disculpa, pero ¿Qué relación tienen las naciones en esto? -preguntó, pero antes de que pudiera responder sonrió de lado y añadió- Me agrada haberte hecho hablar.

Por alguna razón contuve la respiración por unos segundos antes de seguir, me había empezado a sentir nerviosa

-Las naciones buscan poder, para eso necesitan someter a la sociedad, años atrás influían el miedo al no acatar las reglas, ahora reparten dádivas y programas recreativos, permitir la diversidad de información y equidad de género, con un costo implícito -espeté algo resentida, sintiendo la inconformidad abrirse en mi entrañas-,  mientras nosotros estamos ocupados en la vida virtual y protestas por la equidad de género, el gobierno se encargan de cubrir nuestros ojos y oídos, mientras que ellos manejan sus negocios turbios.

-Me parece que tienes una visión poco optimista sobre cómo se maneja la sociedad -pronunció algo sorprendido-, admito que en esta época, el mundo gira entorno a la tecnología y que los gobiernos nunca han sido perfectos, pero algo tuvimos que haber hecho bien para estar aquí -explicó como si fuera obvio.

-No es mi intención ser pesimista, hay cosas malas, como buenas, a lo que me refiero es que no imaginaba que la vida en el 2020 dependería de un estatus impuesto por las opiniones que los demás tienen sobre ti. -entrecerró sus ojos y asintió en acorde conmigo. 

-Nadie se lo esperaba así, lamentablemente el futuro es incierto, por ejemplo, el hombre creía que los hidrocarburos sería la fuente de energía eterna, la sangre en el sistema económico, en cambio ahora las energías limpias y renovables son las que nos salvarán de un colapso mundial, pero solo aquellas naciones con suficientes recursos podrán desarrollarlas -hizo una pausa.-. Si nos quedáramos sin energía en pleno siglo XI ¿Cuánto crees que tardaría nuestro colapso?

-No habría espera, seriá instantánea, dependemos infinitamente de los hidrocarburos que mencionó, el petróleo no solo es usado para combustible y el gas para energía, existen demasiados derivados de ellos y no hay sustitutos como para la electricidad. -revisó de nuevo mi reloj, quedan diez minutos.

-Al parecer el pesimismo también es natural entre humanos, ¿Por qué no me hablabas de algo que te mantenga despierta? ¿Qué es lo que te da esperanzas día a día? -pasó mi lengua por mis labios.

-Hoy en día nos manejamos en un círculo vicioso en el que no dejamos de tratar alcanzar la perfección y cada día perdemos más poder sobre nuestras vidas, sin embargo, todos tenemos una razón por la cual seguimos aquí. 

-Me alegra saber que, a pesar de todo lo que sucede al rededor, decides ser feliz de la manera que sea posible -me dió una cálida sonrisa. Observó el reloj metálico que cuelga de la pared y tomó asiento frente a su escritorio-. Nos quedan cinco minutos, ¿quisieras agregar algo más? -. Me atreví a mirar sus ojos después de un largo rato- Me alienta saber que mi imaginación es una de las cosas que me mantiene viva – Me sonrió y se dedicó a escribir en un papel blanco, que me ofreció al terminar.

-Entrégaselo a la recepcionista, te agendara la próxima cita -Me ofreció la mano y se despidió.

danyela61
Author: danyela61

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    No olvides el PG. La emoción que deseas dejar al lector. ¿Por qué es tu favorito?

Deja una respuesta

cuatro × 5 =