Reto 10: Marco temporal

El 2018 pudo ser uno de los años más esperanzadores como también  el inicio de un tiempo de caos. El país era liderado por Evo Morales, el primer presidente indígena de Bolivia en compañía de Álvaro García  Linera como vicepresidente, un hombre de tendencia Marxista y autor de numerosos libros y ensayos sobre el tema.

Después de casi 13 años de gobierno, el país de tendencia socialista recibió uno de los mayores crecimientos económicos en la historia.

La sociedad fue quizás sobrepotegida con distintos bonos de apoyo, el bono Juancito pinto para todos los estudiantes de escuelas fiscales y convenio así como el bono a la excelencia; el Bono Juana Azurduy para mujeres embarazadas, la renta dignidad para ancianos sin jubilación, el doble aguinaldo a final de gestión para los trabajadores y el aumento del salario mínimo nacional. Si bien se realizó inversión en empresas como Emapa para abastecer al país a precios justos algunas no tuvieron tanto éxito.

Los impuestos por la expropiación de la petrolera YPFB representaba uno de los mayores ingresos del país  y permitían mantener un estado de austeridad, la clase baja había alcanzado un nivel de clase media, así como la clase media alcanzó un mayor nivel de vida pero las políticas proteccionistas del gobierno afectaron a las grandes empresas afectando a la clase alta.

El fin del segundo mandato del presidente se acercaba y se desató una pugna por la posibilidad de reelección del presidente, ya en febrero se hizo un referéndum en el cual por un 51% se negó su repostulación, sin embargo gran  parte de la población  de origen humilde aún apoyaba a Morales y este se valió de un fallo del tribunal constitucional para aprobar su repostulación. Esto inició un nuevo movimiento de oposición llamado “Bolivia dijo no”; esto provocó cierta incertidumbre en el país pero la popularidad del mandatario aún estaba en su auge debido a la demanda presentada ante la haya contra Chile por la entrada marítima que el país consideraba legítima desde su fundación. Esta demanda abría una puerta de esperanza que llenaba de euforia a la comunidad.

En este periodo de controversias sociales y euforia colectiva pase el tercer año de carrera en derecho, donde se abrieron los mas emocionantes y acalorados debates. La autonomía universitaria representaba el espíritu de la facultad y el aumento del presupuesto permitieron mejoras en infraestructura y la posibilidad de acreditación internacional.

Ese tiempo de cambios fue sin duda uno de los más gratos, el apoyo económico para universitarios aumentó y las clases fueron muy entretenidas. Ese año reaccionaron la biblioteca donde pasaría todos los puentes en mi horario y disfrutaría de las mejores historias cerca de uno de los chicos más inteligentes y amables de la facultad. Ese año pude acercarme a él en nuestras conversaciones, en nuestras ilusiones.

En aquel entonces no importaban las ideologías políticas, ya fuera el de derecha o yo de izquierda. No importaba, solo éramos dos personas con sueños, gustos y aficiones.   

anamica.white
Author: anamica.white

0

Deja una respuesta

dos + dos =