RETO 10: FECHA INOLVIDABLE

Cierro los ojos mientras disfruto del suave olor de las flores de mi jardín, y sin esperarlo el recuerdo de aquella noche de primavera se apodera de mí.

Mis compañeros y yo habíamos salido presurosos del trabajo rumbo al centro comercial, con el objetivo de obtener a tiempo una mesa en el patio de comidas y poder disfrutar del partido de la selección Peruana, nos embriagaba una gran emoción y a la vez una satisfacción por los logros obtenidos durante el mes, pues el país respiraba una economía ascendente y con ella muchas oportunidades laborales.

Al encontrarnos sentados frente a una mesa con algunas bebidas y snacks, dirigí con detenimiento mi rostro hacia las demás personas, todos ellas llevaban la camiseta de la selección peruana, algunos además con rostros pintados de nuestra bandera roja y blanca, muchos haciéndose fotografías de recuerdo y enviando a través del celular su ubicación. Los segundos pasaron y familias enteras y grupo de amigos llegaron al lugar, hasta que éste empezó a quedar pequeño.

A los minutos, empezó el partido, los jugadores de Perú se enfrentaron al equipo de Nueva Zelanda por la clasificación al mundial Rusia 2018, la pantalla gigante del patio captó nuestra atención y con ella nos atrapó es una inefable algarabía, el sonido de las bombardas se escucharon una y otra vez junto al grito de niños, jóvenes, adultos y ancianos en un “Vamos Perú”, todo ese canto era una especie de segundo himno nacional.

Aquel 15 de noviembre del 2017 se volvió mágico, logró en nosotros un sentimiento sutil de hermandad, éramos una sola familia, olvidamos en ese momento la coyuntura política que afrontaba el país; uno de los ex presidentes prófugo con su esposa por un dictamen de 18 meses de prisión preventiva por presuntamente recibir millones de dólares y otro, en prisión por lavado de activos también junto a su esposa.

A los 27 minutos del partido, uno de los seleccionados, metió el balón en el arco del equipo oponente y en ese instante todos a una voz gritamos “gooooool”, los juegos artificiales fuera del centro comercial se hicieron presente uniéndose a nuestro festejo; mis lágrimas empezaron a caer, mi corazón se llenó de felicidad y sentí cercano ese anhelado objetivo, la clasificación.

En la pantalla gigante, empezó a verse la celebración de muchos peruanos en distintas partes del país, en ese momento no existió la inseguridad ciudadana, todos estábamos enfocados en aquella competencia.

Aquel partido se volvió histórico cuando Perú anotó un segundo gol cerca al minuto 60, el retorno al mundial tras 36 años de ausencia causó en nosotros un sentimiento indescriptible, la celebración se hizo aún más grande, todos entregándonos en abrazos fraternos y lágrimas, en bailes grupales y con voz fuerte repetimos nuestra frase familiar: “Cómo no te voy a querer, cómo no te voy a adorar, si eres mi país querido, mi país bendito que me vio nacer”.

Luego de que Perú ganó el encuentro deportivo, empezaron los conciertos a nivel nacional, pudimos celebrar tranquilos, ya que unas horas antes de la competencia, el presidente de la nación demostró una vez más su apoyo a la selección peruana e indicó que si ésta obtenía la clasificación al mundial, el día siguiente 18 de noviembre era no laborable.

Aquella fecha atesoro dentro de mí como uno de los mejores momentos que he vivido y pienso compartirla con mi futura descendencia.

Atte. Margarita.

margarita8_04
Author: margarita8_04

0

Esta entrada tiene 6 comentarios

  1. Hola Margarita.
    Me atrapaste y viví la emoción de aquel momento. Vi a la gente, el júbilo y la emoción. Yo como mexicano también recuerdo con alegría el regreso histórico de Perú al mundial de fútbol.

    1. margarita8_04

      Hola José, gracias por tomarte el tiempo de leerme y empatizar con ese momento tan importante para nosotros los peruanos, un abrazo a la distancia.

  2. romina

    Muy bien la narración. Faltó algo más de contexto, marco temporal.. pero muy buen texto.

  3. Ana Elena

    Como un partido de fútbol logró la unión de un país. Bonito texto.

Deja una respuesta

20 − 13 =