RETO #10 EL SENTIDO DE LA VERDADERA AMISTAD

Sin preocuparse es como hay que vivir, a vivir así, yo ya aprendí… el himno de mi generación, definitivamente mis amigos y yo fuimos muy privilegiados, nos conocimos en el tiempo más feliz del mundo, donde todos podíamos interactuar como seres humanos normales, en aquel tiempo apenas estaban saliendo los primeros celulares.

Recuerdo que nos reuníamos todas las chicas en la cafetería a esperar la respuesta de aquel joven popular que me gustaba, mientras tanto todas pensando en las respuestas hipotéticas de lo que me podía estar escribiendo y me entrenaban en como contestar, eso era intenso, nos parábamos justo frente a su sección para intentar ver su reacción, ciertamente la política era algo de lo que no se hablaba, en ese momento recibir un mensaje de texto se había vuelto un boom entre nosotros, aquello realmente era adrenalina pura.

Antes no nos dejábamos en visto, esperábamos con ansias la respuesta de nuestros amigos, sobretodo porque nuestros planes siempre los llevábamos a cabo, los miércoles a la hora de educación física ya sabíamos que lo mejor que podíamos hacer era escaparnos para ir a bañar a la piscina que estaba a la salida de la ciudad, que lindos recuerdos la verdad, al parecer no teníamos limites, solíamos divertirnos con cualquier cosa, nuestras platicas eran muy profundas, nos contábamos absolutamente todo, los chicos por su parte eran un genio en la seducción, no necesitaban acudir a las redes sociales para acercarse a alguien, porque ni siquiera existían, siempre muy dispuestos a dar ese primer paso, temerosos del rechazo pero empujados por su grupo de amigos, siempre terminaban consiguiendo lo que querían,  el rostro de cada uno de mis amigos siendo felices, se impregnó en mi corazón, definitivamente el año 2005 siempre será lo mejor de lo mejor.

Nuestro reto era sacar buenas notas y llegar a bachillerarnos todos juntos y aunque a veces parecía que alguno de nosotros no lo lograría, siempre había alguien dispuesto a ayudar, éramos los más locos, pero conocíamos el sentido de lo que era la verdadera amistad, es decir, lo que es la lealtad. En ese momento se nos estaban abriendo un mundo de oportunidades que debíamos aprovechar.

Finalmente, el birrete puesto en nuestra cabeza, el orgullo de nuestras mamás y nuestra mirada de complicidad, eran la causa de nuestra profunda felicidad.

1

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. katimav

    Me gustó mucho tu escrito. Para ser honesta entré a leer con una gran sonrisa al leer parte de Hakunamatata y acabé con otra gran sonrisa al leer sobre la ansiedad de recibir una respuesta en mensaje de texto, la amistad y la lealtad. Gracias por compartir tu escrito 🙂

  2. Muchas gracias!!! Yo también me alegre mucho al recordar esos tiempo, que bueno que hice sonreír a alguien. 🤗 pasaré a leer tus escritos.

  3. romina

    Muy bien, pero no olvides más detalles, los que hacen única esa época, lo social, político, si pasó algo mundial importante…

Deja una respuesta

tres × 2 =