RETO 10: CONTEXTO “Mi mochila azul”

Sentado frente a la mesa del comedor con cuadernos y libros, volteaba una y otra vez a mirar las manecillas del reloj en la pared, corrí por el pasillo para darle un beso en la mejilla a mamá justo a las 4:00 p.m. diciéndole que ya había terminado la tarea.
Caminando al barrio “el pósito santo” para ir a casa de mis abuelos pensaba en la mochila del compañero nuevo que llegaba de la ciudad, su mochila me gustó bastante y la quería.
Llegando a su casa, subía dos escalones de concreto para abrir dos grandes puertas grises de madera y caminaba sobre piso de bloques grandes de ladrillo y encontraba siempre a mi abuelo sonriéndome recostado en el sofá rojo con negro diciéndome moisesito, le daba un beso en la mejilla para saludarlo.
En el barrio me reunía con amigos para jugar encantados, bote pateado o al avión. La mayor preocupación era no ser el último en llegar a la base, quebrar alguna ventana o golpear por accidente a alguien.
Caminaba mucha gente por las banquetas y calles empedradas, no nos preocupábamos mucho por las motocicletas y autos porque poca gente los tenía, pero si por las bicicletas, ya que mucha gente paseaba en ellas.
En ocasiones nos quitábamos de media calle porque escuchábamos sonando unas campanitas que anunciaban al señor que vendía agua en una gran pipa de madera transportada por su burrito, mi abuelito algunas veces le compraba y el señor acarreaba desde unas cubetas de aluminio hasta unos baldes de plástico dentro de la cocina.
Regresando a casa les pedí a mis padres una mochila como la de mi compañero, eran novedad y costaban más que las otras, tenían agarradera y llantitas. Ellos se negaron porque ya me había comprado una, les insistí tanto que me apoyaron poniéndome un puestito de dulces en el barrio de mis abuelos.
Durante un mes dedique mi esfuerzo para que el puestito diera frutos, empacaba bolsas de palomitas y con una vela las sellaba, acomodaba y procuraba comprar los dulces mas llamativos, les ponía precios accesibles para obtener mejores ganancias.

Mis padres algunas veces me ayudaban cuidando el puesto para jugar con mis amigos, pero después de semanas de trabajo compré la mochila azul con llantitas.

zeltic24mh
Author: zeltic24mh

0

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. romina

    BIen, nos falta un poco más para poder ubicarnos, tal como lo hablamos en el vivo.

Deja una respuesta

6 + 14 =