Reto 10. Contexto: El viejo retrato.

Hoy rompí las reglas. Es el año 2069. Se prohíbe escribir en papel debido a la escases de recursos, sin embargo, soy un viejo obstinado cuando de plasmar recuerdos se trata.

Hace unas horas vinieron mi hija y nietos a cenar. Degustábamos puré de papa cuando Valente, el niño más pequeño, entró a la cocina con una fotografía de mala calidad enmarcada e inquirió: “¿Quiénes son?”. Solté los cubiertos, senté al niño en mis piernas y tomé el retrato. No pude evitar suspirar y sonreír cuando divisé a aquellos dos adolescentes abrazados con timidez, bajo una tenue luz rosada.

–Son tu abuelita y tu tata cuando eran jóvenes. Me parece que fue en su primera cita. ¿No? –explicó Valeria, mi primogénita–. Cuéntanos esa historia. Dinos cómo era el mundo en ese entonces. ¿Verdad que ha cambiado todo?

Asentí y narré:

–Transcurría el año 2018. Tu madre por fin había aceptado salir conmigo ese fin de semana, sin embargo, se respiraba incertidumbre, porque Andrés Manuel López Obrador “El Peje”, y su partido político MORENA habían llegado a la presidencia de México. Los expertos predecían una crisis económica y posibles saqueos en algunos estados de la república. Así que, decidida sentenció: “Sea la hora que sea, me llevas a la puerta de mi casa” –reí–. ¡Era de carácter fuerte!

–¿Y por qué no accedía a tener una cita contigo?

–Porque –acaricié mi barbilla y bebí el resto de mi vaso de Coca Cola–, decía ya no creer en el amor. Y no la culpaba. En esa época se vivía una mal llamada “revolución de pensamiento” que, básicamente consistía en tener libertinaje sexual. Y creía que solamente me fijaba en ella para… ya sabes. Si te preguntas cómo llegamos a esos extremos, bueno, creo que todo fue culpa de aquellos padres que dejaron de escuchar a sus hijos, de prestarles atención y de mostrarles que la fuente y motor de las relaciones humanas es el amor; ah, y también porque se promovía mucho un género llamado reguetón; pura pornografía auditiva. Por eso cuida bien a estos niños –pedí mientras alborotaba el cabello rizado de Valente.

–¿Y cómo lograste que mamá…?

–¿Aceptara? De la única manera posible para mí: haciéndole ver que era diferente mediante cartas, poemas, pancartas. Se podía hacer uso de las materias primas libremente, siempre y cuando fuera con responsabilidad –un rictus de tristeza ensombreció mi rostro–, pero mi generación no tuvo consciencia del futuro y… míranos.

Su celular vibró. Atendió la llamada. Era Eliot, su marido. Colgó y se despidió. Besé las mejillas de mis nietos y quedé solo, de nuevo. Coloqué ese marco maltratado en mi escritorio de roble, junto a nuestros anillos de bodas, no sin antes acariciarlo. Hoy rompí las reglas, pero por un momento, volví a ser joven, volví a abrazar en aquella primera cita a mi compañera de vida. ¡Volví a ser feliz y lo valió!

emma70049
Author: emma70049

9

Esta entrada tiene 10 comentarios

  1. andreahdz545

    ¡Qué bonito!, realmente sentí el compartir la mesa con las personas que amas. Te acompañó a la distancia con un café.

      1. Al igual que José Tillaguango esperaba un poco del futuro pero el relato apunta al presente. Una extrapolación agradable para situarse en el tiempo y el espacio.

  2. plizama.coach

    Que buena ideaaaaa. Me encanta escribir desde el futuro, asi le muestro el camino que anhelo a mi inconsciente…

  3. Patricia Juárez

    WOW , estupendo !!
    Felicitaciones ☺️

  4. JOSÉ TILLAGUANGO

    Muy buena historia, pensé que hablarías de autos voladores, pero me sorprendiste.

  5. romina

    Faltó algo del PG: tu año favorito, por qué lo era… dibujas mucho de lo negativo… Lo que no se entiende es que dices que rompiste la regla, pero en realidad no estás escribiendo, estás contando el recuerdo, porque es un diálogo. Pues dices que escribes recuerdos, pero a la vez, narras el recuerdo. Cuida esos detalles. EN las acotaciones falta algo, habla la mujer a sus hijos y a la vez al abuelo, sin indicarnos ese cambio.

  6. Me has atrapado en las primeras líneas. De pronto pensé, “Dios, ¿Qué haría yo si no me permitiesen escribir en papel?” Buenísimo, felicidades.

  7. lorelupin0307

    Que hermosa historia, me gustó mucho, siempre es lindo recordar a las personas que amas y con eso de que rompias las reglas de escribir en papel me hizo recordar Farenheit 458, que lindo, me gustó leerlo en esta tarde de lluvia y te de limón.

Deja una respuesta

dieciseis − 2 =