Reto #1: Una Carta

Hola, ¿cómo estás? 

Hace tiempo que no hablamos, que no nos escribimos… Me disculpo por ello, pero esta vez no pude evitarlo. Hace calor. Los días son monótonos aquí y por las noches no puedo dormir. Y entonces pienso en ti. Quizá ahora pienses que he perdido la cabeza, pero después de tanto tiempo, ¿tú no la habrías perdido también? Quizá no…

Pienso en ti. Recuerdo cuando todo a nuestro alrededor estaba bien. Recuerdo también las noches que pasábamos juntos: hablamos, reímos, cantamos melodías desafinada, melodías de todo lo que solíamos ser y que nos acompañaban mientras el mundo giraba a nuestro alrededor. Y no lo podíamos detener. 

Recuerdo también esa canción, ¿la recuerdas también? La que tocaste para mí esa vez. Aún resuena en mi memoria, lo juro. Aún resuena en mis sueños… Y sé que, después de esas noches, hay algo profundo en nuestro interior, algo que nos une. Lo he visto en tus ojos. 

Solías decir que todos necesitamos a alguien especial, alguien en quién confiar. Alguien que siempre está cuando más lo necesitas. Un amigo en las  buenas y en las malas… Y ahora, en medio de esta soledad, donde tus palabras resuenan aún más, quiero decirte que no estás solo. Porque tú siempre has sido ese alguien para mí. Y si tú necesitas a un amigo también, sabes que puedo serlo. Porque estamos juntos en esto. 

Sé que esto no será para siempre. No sé qué nos depara el destino, pero aún cuando los días sean oscuros, aún cuando las estrellas no brillen, no estamos solos. Donde sea y cuando sea, podremos estar separados, pero aún estamos juntos. Hasta el final de los tiempos.

nyves21
Author: nyves21

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Tienes muy buena redacción, lo que falta es centrarte en la emoción que quieres alcanzar.

Deja una respuesta

dos × 3 =