Reto 1 – Marcelo Medina

Besé tus lágrimas por última vez tras contemplar tus ojos.
Tus manos entre las mías, fundidas en un abrazo, sintiendo tu dolor y el mío.
 
Como un reflejo, el resplandor de la esperanza en tu mirada se reflejó en mi alma e hizo eco en el dolor del vacío de mi estómago. Tan solo faltaban minutos.

Mientras los segundos pasaban, tocaba tu cara para no olvidarme de cada uno de tus rasgos que me enamoraron. Sentía el frío húmedo recorriendo tus mejillas y tus labios tristes.

Dieron la orden, te llamaban para partir. Tan solo gestos y gemidos fueron suficientes para decir todo lo que sentíamos.

Hoy luego de muchos días, te extraño. Vivo de los recuerdos de tu presente constante, entre vivencias y sentimientos de lo que cada día me hiciste vivir.

Siento como día a  día se acerca nuestro reencuentro. Cual sombra grisácea que poco a poco cobra sus colores reales, te espero y te deseo. Logras inspirarme para vivir cada instante, paso a paso, disolviendo la distancia.

Correré a tu encuentro y volveré a sentir el roce de tu piel y el calor de la esperanza. Esperaré lo que tenga que esperar, eres mi tesoro, mi tormento y mi consuelo.

Sentirás mi abrazo y llenaremos la distancia de momentos que compensen cada hora que se nos arrebató, entre medio de  sonrisas y nuestros besos apasionados.

marcelo
Author: marcelo

0

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta

13 − tres =