Reto 1. Donde quiera que estés.

   Para abue:

   Debe ser difícil encerrarse sola con sus recuerdos. Debe ser difícil aislarse sin aquel que siempre la acompañaba. Cuando era niño y extrañaba estar en su casa, usted me enviaba cartas para recordarme que, aunque no pudiera verla, siempre estaba conmigo. Es mi turno de hacer lo mismo por usted.

   Diez años después de aquellos tiempos, quiero escribirle para que sepa que, en mi corazón, estoy con usted. Todos sus hijos y nietos lo estamos. Quiero que sepa que, así como usted toda mi vida ha cuidado de mí en sus oraciones, ahora yo pido por usted cada noche de esta cuarentena.

   Imagino que ya no tener a mi abuelo para que le haga compañía debe hacer más duro el aislamiento, pero creo que sería bueno darnos cuenta que es algo bueno que él no haya tenido que pasar por esto, en especial por la situación en la que se encontraba. Alégrese abue, mi abuelo ya no sufre, ni sufrirá esta ni ninguna otra tribulación. La responsabilidad de seguir adelante ahora está sobre nosotros.

   No puedo saber cuánto tiempo más de vida le conceda Dios, pero deseo con todo mi corazón que lo pase contenta y tranquila. Si nos despertamos hoy podemos ser felices hoy, si nos despertamos mañana podemos ser felices mañana. Cada día tenemos una nueva oportunidad de enfrentar esto con una mejor cara, y quiero imaginar que usted lo enfrenta con la que siempre ha llevado, siempre sonriendo. Te amaré siempre, donde quiera que estés.

oaeska
Author: oaeska

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Recuerda que la idea es brindar esperanza, abrazo, consuelo…

Deja una respuesta

catorce + 2 =