RETO 1: Destinatario real. Un abrazo a la distancia

Anoche no pude dormir, fueron largas esas horas en las que mi mente no me dejó descansar, y es que el solo hecho de pensar en tu presencia me hacía recordarte más, cada rasgo tuyo, ese rostro ovalado, tu mentón puntiagudo, esa tez blanca que tanto te empeñas en mantener perfecta, tus ojos pequeños, rasgados, con ese brillo que realza el significado que guarda tu nombre oriental.

Se me ha venido a la mente tu dedicación, tu puntualidad, pero sobretodo tu valentía, es difícil imaginarte viviendo en otro país, viajar hasta el otro lado del mundo, adaptarte a una nueva cultura solo para cumplir un sueño, eso déjame decirte, es admirable. Por eso he pensado en ti, porque has tenido que afrontar situaciones por tu propia cuenta, porque en más de una ocasión te ha invadido la ansiedad por no saber cómo llegar a una dirección, a ti, que tu aliado siempre será Google Maps y al que tanto le debes la vida, a ti, que los modismos mexicanos te resultan todavía más extraños cada vez que los escuchas, a ti, que al igual que otros compañeros de tu país hoy comparten un mismo sentimiento.

A ti, el día de hoy quiero compartir un secreto. Antes de esta cuarentena no tenía tiempo para nada, ni siquiera para mí misma, me ponía mil excusas y entre todas ellas la universidad consumía todo mi tiempo, a veces quería que el día tuviera más de veinticuatro horas para hacer todo eso que por falta tiempo no podía.

El día de hoy, el tiempo me sobra, me apunté a clases en prestigiosas Universidades, conocí profesores de otros países, he asistido a numerosos conciertos de mis artistas favoritos, he bailado diferentes coreografías para sentirme aún más viva y a gusto con mi cuerpo, ¿y sabes que es lo mejor?  todo esto lo he hecho desde la comodidad de mi hogar.

Sé que todos afrontamos esta situación de diferentes formas, probablemente esas cuatro paredes en las que hoy te encuentras no hacen sino sofocarte más, que a pesar de que todos los días ves el sol salir a través de tu ventana no lo sientes brillar en realidad.  Y te entiendo, tal vez lo último que quieres es afrontar esto con una sonrisa, pero créeme, aunque no existan motivos para ello, una sonrisa hace la diferencia.

Por eso, quiero invitarte a que tomemos esta situación como un regalo, lo sé, los regalos en ciertas ocasiones no son de nuestro agrado, pero no son del todo malos, todo tiene una razón de ser, aquí lo importante es cómo decidamos verlo.

En donde todos ven pánico e incertidumbre yo veo una oportunidad de aprender, ahora es cuando para aprender esas recetas mexicanas que tanto te gustan comer, de perfeccionar ese español tan tierno que dominas casi a la perfección, para comprender aún mejor tus clases y a tus compañeros en la Universidad, de regalarte este tiempo para ti y de no olvidarte a ti en el camino.

Desconozco tus creencias, pero a lo que sea que tú le tengas fé, es momento de hablarle, contarle tus miedos, tus alegrías, pero también tus tristezas, de pedir por los tuyos y sobretodo, de no olvidarte de ellos. Sé que quieres tomar el primer avión a tu país y volver a ver a tus padres, pero hoy no es el momento, pero te aseguro, ese día llegará, porque, así como todo lo bueno termina, lo malo también, ellos piensan en ti y se sienten orgullosos del hijo que tienen, ellos creen en ti, e incluso si no fuera el caso, yo lo creo, creo en que aprovecharás este tiempo para reflexionar y ser mejor persona.

Te mando un abrazo a la distancia, y por si nadie te lo ha dicho hoy, todo va a estar bien, hoy, mañana, en un mes, te lo aseguro. Hoy tenemos la oportunidad de vivir, así sea encerrados tenemos miles de mundos por conocer, hagamos que valga la pena. Te recuerdo que no estás solo en esto, estamos juntos en esto, cuentas con mi apoyo, siempre.

No olvides la sonrisa 🙂

yesi_173
Author: yesi_173

0

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta

uno + 11 =