Reto 1. Destinatario real: Somos milagros.

Hola. ¿Cómo estás?

Oh. Disculpa la imprudencia de mi pregunta. Estás en cuarentena, como yo. Quién lo diría, ¿no? Que aquella vez que fuimos de antro, la ocasión que coreamos con nuestros amigos la canción de moda que tanto nos gustaba, sería la última vez en mucho tiempo que lo haríamos.

A lo mejor en este punto te reproches por no haber abrazado a la persona que amas, por no expresar lo que sentías. O, por qué no, por dejar tareas pendientes…

Sea como sea, es un hecho. Nada es como antes, ni lo será.

Tal vez, solo, tal vez, exclames que la vida es injusta. Pero, déjame decirte algo: ¡No es así!

Tienes 21 años, como yo. Estábamos a punto de graduarnos, ¡solo nos faltaba un escalón para culminar la escalera de la carrera profesional!… ¿Y ahora? Flotamos en un limbo de incertidumbre, sí. Pero, analiza la situación. Todo ocurre por algo. Al Creador no se le sale nada de las manos; tiene una estructura rigurosa en la que se despliega todo lo que hemos de atravesar.

Amigo, ¡guarda esas muecas y esboza una sonrisa, porque todo saldrá bien!

Piensa en el amor de Dios: es maravilloso y perfecto. Permite que nos enlacemos ahora mismo.

En tiempos como este, recuerda que nada es una casualidad. Ni siquiera nosotros. Ten en mente a tus padres, reflexiona y date cuenta de que la posibilidad de que se conocieran y decidieran tener un hijo era mínima. Ahora, imagina la dimensión del milagro que debió ocurrir para que seas tú quien me lee. Tuvieron que ser el esperma y ovulo correctos. Escuché por ahí que la probabilidad de que eso sucediera era de 1 entre 400 cuatrillones.

¡Alégrate! Aun en tiempos de tormenta, siéntete dichoso por ser parte de los que aún podemos ver, sentir, oler. Tal vez, la penumbra de estos tiempos llegó porque era el momento exacto para descubrir que todos y cada uno de los que poblamos el mundo tenemos luz dentro.

Ahora, vivamos, aunque encerrados por un tiempo, llenos de esperanza y visiones de futuro. ¡Que la adversidad se prepare porque no pensamos caer todavía!

Cuenta con Dios, y conmigo.

Emmanuel Reyes Pérez
Author: Emmanuel Reyes Pérez

Escritor por amor

0

Emmanuel Reyes Pérez

Escritor por amor

Esta entrada tiene 10 comentarios

  1. Owww ,esto es increíble , me llegó , concuerdo totalmente ,los tiempos de Dios son perfectos ,no perdamos la esperanza , es momento de ser hermanos todos , claro que todo pasa por algo , Dios es tan perfecto

  2. Que maravilloso mensaje, nada es casualidad y el leerte tampoco, todo es para bien y mucho más ahora.
    bendiciones

  3. romina

    Emma:
    Tu redacción impecable. Me gusta como escribes. Ahora, céntrate bien en el destinatario real y en el objetivo del texto. Si tu destinatario es fiel creyente, tiene sentido lo que le dices, si no lo es, que digas que todo ocurre porque Dios así lo quiere, puede no lograr el objetivo. Por ello es tan importante tener claro, para quién escribo y qué quiero lograr.

  4. SHECCID

    Emma:
    Gran redacción.
    Me llenaste de esperanza.

  5. Daniel

    Emma, fue increíble leerte y Justo cuando todos estamos compartiendo los mismos sentimientos ante esta situación, definitivamente con cada palabra me sentía identificado, y podía jurar que sentía lo que tú estabas sintiendo al escribirlo.

  6. lorelupin0307

    Que bonita historia, me gusto mucho, me agrada mucho que se siente muy positiva, si te anima en estos tiempos de confinamiento y que bonito que estás cerca de Dios y tienes mucha razón Dios sabe lo que nos conviene y por qué hace las cosas, escribes genial.

Deja una respuesta

nueve + 2 =