Reto 1

He leído tu carta por casualidad, no estaba dirigida a mí, no te conozco, no me conoces, nos separan miles de kilómetros y aun así pude sentir tu dolor en mi alma, tu soledad reflejada en cada una de tus palabras me conmovió de una manera muy profunda.

Tus pérdidas son irreemplazables, no haberte podido despedir, hace aún mucho más difícil estos momentos, tener que luchar sola, contra el fantasma de los recuerdos, es de los panoramas más tristes que podemos enfrentar en la vida.

En estos momentos tan duros, lo que más necesitamos es sentir el calor humano, ese abrazo reconfortante, fuerte, que no queremos que acabe, esas palabras al oído dándonos fuerza y recordando que estamos en las oraciones de alguien, esas risas al lado recordando aquella anécdota, todo esto a ti, se te ha sido negado, el enemigo que se llevó lo que más amabas, también se llevó la oportunidad de una ceremonia, de los abrazos amigos, de recorrer este triste camino acompañada.

Pero este no es el fin, si aún estas aquí, es porque todavía tienes una misión, porque a pesar de todo, la aventura de la vida te está esperando cuando puedas cruzar esa puerta, no será lo mismo, pero diferente no es sinónimo de malo, volverás a sonreír, te encontraras con amigos que comparten tu dolor y todos juntos saldrán adelante.

Afuera hay un día nuevo, lleno de sol y luz, un día que está esperando por ti con los brazos abiertos, que quiere arrullarte con su calor y convencerte de que ahora eres una mujer muy valiente, que tendrá toda la fuerza necesaria para resurgir de las cenizas, para convertir ese dolor tan grande en un motor de vida, ahora tienes el apoyo de tus propios ángeles que te cuidan desde el cielo y que van guiar tus pasos, que pondrán una sonrisa en tus labios, cada vez que pienses en ellos.

Ahora todo está oscuro y quizás no puedas ver un futuro prometedor, pero te aseguro que está ahí, si has sido una sobreviviente es porque tienes un gran propósito, y la mejor manera de derrotar a este enemigo es demostrarle que sigues de pie y que no te va a hacer caer.

Es un proceso difícil, en este momento tu dolor es enorme, sé que no tienes ganas de seguir viviendo como tú misma lo expresas, pero no te rindas, vas a salir adelante, vas a levantarte y continuar con tu vida, tus proyectos, tus sueños.

Si no pudiste despedir a tus padres, la mejor manera de hacerlo y lo que ellos hubieran querido es que seas feliz, que sigas adelante, que el sufrimiento no te paralice, que encuentres motivos para levantarte cada mañana, y poquito a poco, con pequeños pasitos llegara el día en que puedas salir de esta soledad y empezar a reparar tu corazón.

La oscuridad pronto pasara, y más fuerte y renovada encontraras un nuevo comienzo.

laura.cm28
Author: laura.cm28

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Recuerda las instrucciones y el objetivo del reto. ¿Dónde estás tú en la carta, tu experiencia?

Deja una respuesta

tres × cinco =