Reto 1 – A mi mejor amigo

¡Hola tú!

Resulta curioso volver a tomar pluma y papel para escribirte, y más curioso aún, que hace cinco minutos te envié un mensaje instantáneo. 

Hace casi dos años que no te escribía. No porque no quisiera, sino porque en ese momento, no había nada qué decir. 

Quisiera decir tantas cosas. Muchas las he guardado; otras las has sabido a lo largo de los días. Unas más, me gustaría decirlas frente a frente, sentados en uno de esos lugares que tanto me gustan, compartiendo una taza de café.

¡Quién lo diría!

Si alguien hubiese dicho que terminarías rindiéndote al café, sendas carcajadas recibiría de mi parte. 

Hemos hablado tanto y tan poco al mismo tiempo, que casi nunca me percato del pasar de las horas. Lo cierto es que van semanas. 

¿Te confieso algo? Me hace feliz saber de ti otra vez. Tiempo atrás tenía la necesidad de saberte, de escucharte, de establecer contacto de una u otra forma. Deseaba conocer qué había sido de tu vida, los logros obtenidos o cómo te sentías.

Ciertamente, el encierro ha sido cómplice al acercarnos. Por otro lado, ha activado un poco la molestia y la frustración al vernos prisioneros. 

Sé que no te va a gustar lo que voy a decir, sin embargo, siento que era momento de tomar una pausa. Velo como un respiro, una especie de oportunidad para replantear el estilo de vida que hemos venido llevando a cabo y buscar así, el mayor provecho posible. 

Dediquemos las horas necesarias a las prioridades. Luego, regálame unos minutos: diez, veinte, treinta, para conversar, para decir tonterías, para contar chistes o aprender algo nuevo. ¿Recuerdas cuando tomamos la decisión de compartir en voz alta la lectura de “Julieta”? Fueron momentos muy graciosos, extraños y que disfruté bastante, por cierto. Tal vez podríamos aprender ruso. Tú porque sé que te gusta y yo para mentar madres sin que nadie sepa qué demonios acabo de decir.

¿Te imaginas? 

andreahdz545
Author: andreahdz545

0

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. prisionero0101

    Hola Viri.

    Voy a evaluar seriamente si continúo llamándote así o no, no lo sé por el momento, es algo que tengo que pensar, pensar y volver a repensar, así como este buen escrito que, quizás para muchos no dice nada, pero has dicho muchas cosas en un escrito relativamente corto (ni creas que voy a dejar de hablar de ello), y decimos muchas cosas en tan poco (mi sólo nombre ya dice varias cosas). Y es que habría que leer diez tomos (detallados, ya sabes, cómo a mi me gusta), de nuestra travesía que aún no se ha dejado de escribir y no lo dejará de hacer aún cuando a alguno de los dos nos tocara dejar ir al otro hacia la puesta del sol, eso es seguro y siempre lo he sabido.

    Me da mucho gusto que tu hobbie esté tornándose cada vez más profundo y que esté tomando una parte importante de tu vida. ¿Quién diría que un sueño se concertiría un día en tu inspiración y así, el pequeño empujón que te condujo hasta donde ahora estás?
    Y tú dices que te vas a dar por bien servida, pero créeme, precisamente por lo que significa el camino que has recorrido hasta el momento, es que yo quiero que tú vayas todavía más lejos, ya no se trata solo de tus sueños o tus metas, en parte, yo me sentiría grandioso de saber que de algún modo yo tengo algo que ver en tu progreso (mínimo, porque el esfuerzo es todo tuyo) y eso me va a hacerme sentir, precisamente, que después de todo, por algo tiene tanto valor todo por lo que hemos pasado.

    Sobre los idiomas, espero alcanzarte en algún momento con el ruso, y convertirme después en tu profesor de Náhuatl. Ojalá que no sea un sueño guajiro.

    Espero que sigas escribiendo cosas más profundas todavía y que alcances aún más corazones, que escribas cosas que les haga sentir sensaciones diversas tan, o más allá que como hoy lo has logrado, de eso se trata este mundillo.

    Quiero imaginar que así va a ser.

  2. romina

    Andrea:
    El destinatario real si lo logras. Pero el objetivo del reto no está presente. Antes de escribir debemos saber bien que queremos transmitir, provocar en el lector, y cada palabra debe llevarme a ello.

  3. Andy, ¡Que alegría encontrarte por aquí! Siempre es un gusto leerte. En ésta ocasión me ha parecido que consigues una carta bastante personal (quizá demasiado, hay referencias con las cuales los externos no nos sentiremos identificados); sin embargo me ha parecido una estructura errática. Vas de una idea a otra, dejando muy para el final el mensaje de esperanza que se deseaba transmitir.
    *No suelo comentar los escritos… pero esta ocasión es especial, así que daré seguimiento a tus propuestas, ¡¡Un abrazo, querida!!

Deja una respuesta

catorce − 6 =