Reto 1

Querdido sobreviviente,

 

Seamos realistas, no podemor ir a los hospitales y salvar vidas, ni mucho menos encontrar la fórmula mágica que pueda reparar los corazones egoístas que inundan la Tierra. Lo que sí podemos hacer es conservar nuestro espíritu. Es nuestra responsabilidad mantenernos aislados y cuidar nuestro cuerpo. Del mismo modo, debemos continuar regando nuestro corazón.  Esta resulta ser una tarea tediosa, al observar la magnitud de la crisis mundial. Puede que la esperanza se esté escapando por la ventana de nuestra habitación. En estos  momentos, el entusiasmo se agota, las energías han disminuido y la ilusión está casi extinta.  Es natural, pero necesito que te detengas. Desconéctate un poco. Deja de leer noticias y regálate un momento para replantearte el enfoque de la situación.

¿Tienes miedo? ¿Estás pasando por un episodio de ansiedad? ¿La depresión ha vuelto a visitarte?

Está bien, permítete sentir. No reprimas tus emociones. Luego, haz algo que te permita concentrar tus pensamientos. Pintura, dibujos, película, música o un baño.

Ahora, piensa en el mejor día que hayas tenido. Vuelve a vivirlo y recuerda lo feliz que estabas esa vez. Aférrate a los bonitos momentos que has vivido, a las fotos. Conserva ese sentimiento y mantenlo vivo. Cuando sientas que el mundo se te cae encima, tráelo de vuelta. No pierdas la ilusión de vivir un día como ese de nuevo. 

Piensa en esto, ¿Cuando la luz se va, qué haces? 

Pues, te apresuras a buscar cerillos para encender una vela. 

Así lo debes hacer ahora. Estarás bien y superarás esta fase, como lo has hecho antes. ¡Respira y actúa!

 

 

 

 

 

angiequimis
Author: angiequimis

0

Deja una respuesta

once − 6 =