Reto #1

Mi querido viejo:

muy pocas veces te lo digo, y creo que es el momento correcto, para decir: ¡Te quiero!

Las distancias apartan los cuerpos, pero nunca las almas. Lo verdaderos equipos permanecen unidos aun cuando están lejos.

Has vivido y superado más batallas que yo, de eso no hay duda; leemos y escuchamos a frases que nos alientan: Dios les otorga las más duras y grandes batallas a sus mejores guerreros.

No permitas que la desesperanza nuble tu mirada, esa mirada que ha sido testigo de miles de acontecimientos a través de los años. Eres un sobreviviente de la guerra contra el tiempo.

¿Por qué crees que ese virus busca llevarse a los de edad avanzada? No, no es por lo que todos dicen o por lo que tu crees; no es porque seas débil, sino, porque, en realidad, eres el guerrero más fuerte y valiente. El que mas batallas ha librado, el que mas victorias ha alcanzado. El que ha vivido lo que nunca nadie le ha tocado. Eres de esa generación de guerreros de los que no ha vuelto a nacer, de los que ya nadie volverá a engendrar. Ese héroe valiente que lucha inalcanzable hasta el final, que no importa si esta cansado, se levanta una y otra vez a trabajar, para el sustento a su familia llevar. Eres el que sobrevivió a la transición a la era tecnológica.

Eres un veterano de guerra, no dejes que los misiles noticiosos te contaminen la cabeza, ve en contra de todas las estadísticas, y vence. Tú no eres menor que nadie, tus años de mas son tu mayor ventaja, pues solo ellos proporcionan la sabiduría al alma.

Esta es tu mejor etapa, porque el hecho de permanecer vivo, ya es una ganancia, no te desanimes mi viejo, que justo es tu mejor momento.

Debes cuidar tu espalda, el enemigo acecha cual león a su presa. Cuida muy bien tus flancos, pero si el enemigo ha de llegar, que te encuentre en medio de la felicidad, recuerda que ésta solo tu la puedes hallar, y solo tú la puedes también desechar. Elígela todos los días, recuerda que no solo esta tras las victorias, sino que también la encuentras y en mayor proporción, en el camino que tienes que andar. Tu mismo eres la fuente de la felicidad, esa que el mal quiere apagar; es tu decisión entonces si luchas para ganar, o te rindes y te la dejas quitar.

catherin.1205
Author: catherin.1205

0

Deja una respuesta

once + uno =