RETO 1.

Querido amigo, como has estado, imagino que algo estresado. Yo también sentí zozobra ante esta situación. 

Hoy quise escribirte y es que a pesar de que por lo general hablo demaciado, últimamente no he podido espresarme contigo, pero creo que este es un buen momento. Voy a contarte un poco de mi vivencia en estas semanas. 

Debo confesar que al comienzo entre en pánico, tu mejor que nadie me conoce. Me encerré en pensamientos obcecados y dañinos, preocupaciones sobre la universidad, entre otras…

Y entre esa maraña de pensamientos escuché la voz de mi madre.

¿Mi madre?, por Dios es verdad!., por andar perdida en mis pensamientos casi olvido lo mas importante. Hace unos meses después de aquella operación la vida me había dado una segunda oportunidad de conservar a mi madre.

Al salir de mi habitación la abrace muy fuerte. A veces las preocupaciones tienden a cegarnos de lo más valioso.

Estos días aprendí a valorar más aquellos pequeños momentos cortos, hermosos, pero no fugaces llenos de felicidad. 

Tu y yo sabemos cómo es extrañar a la familia, estudiar lejos del hogar. Este es el momento perfecto para recuperar el tiempo perdido, disfruta de tu familia, hace cuanto que no compartes con ellos tus mayores anhelos, tus alegrías y anécdotas.

Cuentales de tu sueño de bailar y de tu voz al cantar, de aquel concurso de talentos y de ese sentimiento profundo que te cuesta expresar. 

Yo retomé la lectura y la música, te había expresado que son mis pasiones, hace cuanto que no disfrutaba de un buen libro o de las dulces melodías de un piano. También te hice un dibujo, ya te lo mostraré. 

Espero nos veamos pronto, cuidate mucho, y si estas pasando por un mal momento en casa, te mando un abrazo muy cálido, pues cuentas conmigo siempre, sabes que nunca estarás solo, Te quiero. 

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Buen comienzo. Enfoca un poco las ideas. Se siente algo cortado el texto.

Deja una respuesta

4 × cinco =