Saltear al contenido principal

RETO 1

¿Dónde te encuentras?

Nuevamente te estoy escribiendo sin aun conocerte, sin duda  lo hago más seguido cuando creo haberte encontrado y tristemente me doy cuenta que no es así.

Ya ha pasado un lustro desde que creí verte  por primera vez, aquella sonrisa  y caballerosidad,  me lo hicieron pensar, sin embargo me equivoque, él buscaba a otra chica y yo solo era una amiga más. En este tiempo acabe la carrera y empecé a crecer profesionalmente, me olvide de aquel chico y me concentre en mis objetivos.

A veces me pregunto, dónde estás, o dónde estoy que no podemos encontrarnos, en ocasiones me he sentido sola, aun cuando tengo maravillosos amigos, me haces falta y no quiero ilusionarme con personas pensando que eres tú como me paso hace unos meses.

Quiero comentarte que entre a un curso, en el cual ya llevo un año, donde creí volverte encontrar. Era un chico  cariñoso y divertido, me mostro un rostro bello, lo más lindo eran sus ojos mirándome fijamente cuando le contaba algo, fue lo que realmente me enamoro, se mostraba muy interesado en mis platicas, me acompañaba a varios lugares y hacíamos lo posible por sentarnos juntos en el salón. ¿Sabes?  A veces era difícil observarlo fijamente, porque sus ojos irradiaban una luz que me sonrojaba, creo que alguna vez debió notar mis nervios. Lo más hermoso fue seguir conviviendo con él, pero algo fue pasando, poco a poco esa luz se fue desvaneciendo. Cuando platicábamos podía disimular ponerme atención, pero sus ojos (que nunca mienten) no, la tristeza me invadía y sentía un dolor interno, quise recuperar su atención de diferentes maneras, le enviaba  mensajes de aliento, le hacía pequeños detalles, solo quería recobrar su atención. Se fue alejando y yo no quería soltarlo porque lo quería demasiado.

El aferrarnos puede ser bueno, pero también malo porque también se sufre al no recibir un mismo trato. Así que me  di cuenta que otra vez no eras tú, lo sé porque tú jamás me harías sentir triste y ni yo a ti, sé que el día que te encuentre coincidiremos en que queremos lo mejor para ambos, no nos enojaremos de decirnos en qué estamos mal y pondremos mucho de nuestra parte por acabar con malos hábitos.

Me gustaría que ya nos encontremos y  juntos compartiéramos nuestras metas y planteemos nuevos retos, quiero entregarte todo lo que te he escrito, nadie más lo entendería porque a ti es a quien dedico cada palabra y cada suspiro.

Sigo preparándome, tratando de subir peldaños para encontrarte, aunque en ocasiones no te imaginas como me desespero ¿Cuánto más falta para conocernos?

cecilia38

Politóloga de profesión, Panista por convicción, Amo a Dios con todo mi corazón.

Volver arriba