RETO #1

Junieth Monetenegro:

  Espero estés muy cómoda leyendo esta carta en nuestro lugar favorito, en el balcón de tu casa… te doy permiso de poner una taza de café justo donde yo estaría sentada, estírate un poco y relájate porque hay un par de cosas que me gustaría manifestarte.

Sé que debe resultarte difícil no poder realizar las cosas que te ayudan a sobrellevar tu ansiedad, probablemente te sientes sola, pero quiero que sepas cuanto me ha servido este tiempo de reflexión para valorar más tu amistad, para poder darme cuenta de que tu presencia en mi vida me fortalece y me conforta, pero ahora que no puedo estar cerca de ti, he experimentado cosas que quizás nunca me hubiese dado la oportunidad de sentir, hoy mientras cocinaba por la mañana para mi mamá, puse un par de cantos tuyos que tenía guardados en mi celular, había notado que mi mamá se despertó un poco angustiada por esta situación, así que decidí acompañarte candándolas a todo pulmón, fué bueno ver como el simple hecho de haber cocinado para ella y cambiar el ambiente por un momento de paz y armonía con tu voz, dió un giro de 180° en mi casa, mis hermanos decidieron hacer los oficios con mucho esmero, por mi parte, me sentí muy contenta de todo lo que estaba pasando, creo que a veces no te das cuenta de lo valiosa que eres, pero enriqueces mi vida y la de muchas personas con los talentos que Dios te ha dado.

 Dicen que donde está tu herida, allí también está tu genio, aprovecha eso que te pone triste y te hace sentir sola para transformar el dolor en incienso que sube hasta Dios. Disfrútalo, gózalo y vívelo! porque eso te hará ser libre.  La libertad interior es un inmenso regalo de Dios, pero hay que conquistarlo. Te reto hacerlo conmigo, podemos hacer una rutina de ejercicios similar, ya no podemos ir al gimnasio juntas, pero podemos incluir a nuestros hermanos y primos, ya no podemos ir por un café, pero podemos hacerlo para nuestros padres y hasta nos sale más barato, ya no podemos caminar libres por las calles, pero podemos caminar por el interior de nuestro corazón, recuerda que cuando te hayas examinado a ti misma atentamente y hayas encontrado lo que en realidad eres, solo te queda aprender a la luz divina lo que debes ser y el edificio que debes construir en tu interior para Dios. Comienza poniendo esos cimientos hoy, pon tu confianza en Dios! y cuenta con mis oraciones, recuerda que todo es temporal y que dentro de poco todo estará bien. Ahora levántate y haz lo que te digo. Se feliz! por ti y por mí, por Dios y tu familia. Te quiero con todo mi corazón.

Espero verte pronto, con cariño: Mary

 

 

0

Deja una respuesta

doce − 5 =