Reto 08 Reconocimiento a su labor

Estimada señora Teresa, 

Hace poco me gritaste en el comedor frente a todos mis amigos, tus ojos llenos de furia decían más que todas las frases sueltas y típicas que me sabes decir “eres un irresponsable, inmaduro, aterriza a la tierra ya muchacho distraído que andas en la luna como idiota” y cosas así que prefiero no recordar a detalle. Otra vez decidí quedarme callado y pensativo, como siempre, porque entiendo que estoy en error y que tal vez tu edad avanzada y la responsabilidad de tener en tu edificio aprox 150 jóvenes debe ser estresante por momentos.Por ello, me sentía avergonzado e incluso  un poco enojado porque siempre me reclamas en frente de todos, ya estoy cansado de ser el blanco perfecto de tus gritos ;por ello, la próxima vez intentaré no quedarme dormido sin antes haber puesto una alarma, trataré de despertarme aunque  haya estado todo el día en clases, laboratorios o en reuniones con mi equipo de investigación.

Ahora que te escribo noto que en ti también hay bondad, especialmente cuando llega fin de mes y te pagamos por el servicio que brindas. Misteriosamente solo en ese día estás más calmada de lo normal, incluso en varias ocasiones has intentado hacerme reflexionar con tus palabras, aunque un poco toscas siempre tu mensaje ha sido similar a que como ingeniero debo ser más respetuoso, que de nada sirve estudiar o tener buenas notas si no tengo la disciplina necesaria para ser un hombre de bien. 

Ya no estoy dolido por lo que me hayas dicho ni siquiera en años pasados,  sabes ahora quiero que me digas más consejos, pero en privado porfa, de preferencia cuando nadie puede oírnos y seamos solo nosotros reflexionando. Me ha costado analizarlo, pero al fin entiendo que a pesar de las palabras que puedas emitirnos son tus intenciones por cuidarnos las que prevalecen y te hacen ser una buena mujer.

Desde mucho que tus fieles trabajadores reconocen tu preocupación por nosotros, eso es admirable a pesar del carácter que a veces nos muestras. Yo asumo que tus enojos tienen un origen personal que aunque todos lo sabemos, nunca te lo decimos y men0s aún podemos entenderlo. Realmente lamento mucho que tu difunto esposo no haya podido darte los hijos que tanto anhelaste, tal vez si hubiese pasado no estarías aquí para mí o para los que necesitamos de alguien como tú. Estoy seguro de que quieres sentirte orgullosa de nosotros, similar a una madre que corrige a sus hijos y los lleva por el buen camino; por eso, espero que a los que más aconsejas o  gritas seamos a los que más aprecias, si sigo esa lógica puedo afirmar que tú me amas muchísimo porque es un hábito tuyo llamarme la atención cuando cometo el mínimo error.

Ya me siento mucho  mejor y libre, en cuanto te vea intentaré darte un cálido abrazo y agradecerte por todo lo que haces.  

Emco Nuno (10)

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

e.m.c.onuno10
Author: e.m.c.onuno10

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. También me gusta mucho como escribes, lo haces genial. Y tu historia está linda❤❤

Deja una respuesta

17 − seis =