Reto 04

En aquel salón

 

Sentado en ese salón con dos pizarrones blancos, con apuntes de color azul de la clase anterior y un proyector. Varias reflexiones escritas en papel de diferentes colores por mis compañeros, pegados en las paredes de color verde claro. 

 

Pensando en el quiz que tendremos hoy, intercambiando de pluma y lápiz entre mis dedos por los nervios que me agobian, moviéndolos hacia los lados. Son a las 8:10 a.m. y Ms Maicy, la profesora no se hace aparecer por ningún lugar. Tim el gordo, sentado en la silla trasera, preparado para copiar como en varias ocasiones anteriores.

 

Ms Maicy, entra agitada por la carrera que realizó desde el estacionamiento hacia el aula. Normalmente el quiz es igual para todos, Ms Maicy no los cambia como normalmente suele suceder con otros profesores. Es viernes y para que yo pueda estar tranquilo sabía que una “B” de calificación era lo mínimo que necesitaba para tener derecho a tomar el examen del próximo lunes. 

 

El gordo por ser el mas alto de la clase, suele hacerles bullying a varios de mis compañeros. Esta vez era mi turno, no podía esperar mas, el acuerdo con el resto de la clase era lógico. El gordo confiado que le daría las respuestas como en varias ocasiones anteriores, pero esta vez ocurriría lo que menos se esperaba. ÉL sabía que necesitaba una “C” en el quiz por lo menos, para tener derecho a poder aplicar el examen siguiente. El momento había llegado, diez preguntas; diez respuestas. El gordo no podía contestar la primera pregunta y seguramente el resto del quiz tampoco lo haría. El acuerdo era lógico; por cada pregunta recibiría respuestas equivocadas. Mis compañeros sabían que el gordo necesitaba una lección de vida de toda la clase y así tal vez dejaría el bullying a un lado. 

 

Al final su calificación fue cero; me quería matar, mi excusa fue que había confundido el quiz de la semana anterior con el de esta vez. Mi respuesta no era lógica, no me creyó. Con ofensas y groserías salió decepcionado de la clase abucheado por todo el salón. Nunca mas se volvió a sentar junto a mi, diciendo que yo era un traicionero malinchista.

Ruben Mendez
Author: Ruben Mendez

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    La anécdota elegida es buena, pero no olvides que el lector necesita conectar para poder entender, sentir, ver. Revisa la redacción, hay varios errores y algunas líneas confusas.

Deja una respuesta

17 + cinco =